Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Rancagua recibe este sábado los recipientes para la separación de residuos

Los tachos que entregarán hoy en este pueblo son un paso fundamental para iniciar la separación de basura. (LA OPINION) Los tachos que entregarán hoy en este pueblo son un paso fundamental para iniciar la separación de basura. (LA OPINION)

Representantes municipales estarán en el pueblo con el fin de empezar la distribución de los tachos para poner en marcha el programa que se suma a la planta de tratamiento. En la plaza principal se realizará la reunión a partir de las 10:00.


Después de haberse inaugurado la planta de reciclaje de residuos en Rancagua, hoy se llevarán contenedores y campanas para seguir con una nueva etapa de este programa municipal que apunta a la separación de la basura en las localidades del Partido de Pergamino.
Estos tachos, que estarán disponibles para que los vecinos los utilicen para arrojar basura no reciclable, residuos en general, también llegan a este pueblo.
Cabe recordar que después llegará el momento de tener las campanas; en las naranjas podrán depositarse envases de botellas PET (gaseosa, jugo, agua y soda) durante todo el día, toda la semana, sin bolsa. En la amarilla se pueden arrojar plásticos no tales como las botellas de productos de limpiezas, bolsas, sachets, potes, sillas, baldes rotos, bidones, vidrio sano y hojalata durante todo el día y en la azul se puede tirar solamente cartón y papel limpios y secos, durante todos los días.

Hoy la presentación
De acuerdo a lo que explicaron en el Municipio hoy, a las 10:00, se mostrarán estos nuevos recipientes en la plaza principal de la localidad; “estamos trabajando en este programa sustentable que es importante”, le indicaron a LA OPINION ayer a la tarde remarcando que hay muchas expectativas para sumar más localidades a este tipo de planes que en la ciudad se viene ampliando con más barrios.
La concientización viene de la mano del Eco Club porque el objetivo final es enterrar la menor cantidad posible de basura en el relleno sanitario, para lograrlo hay que hacer una buena separación en origen. Para que esa separación sea utilizada hay que separar inorgánico de orgánico”, informaron a LA OPINION.
El objetivo del plan de contenedores, sumado a los tachos que hoy se repartirán, es ordenar la disposición inicial en vía pública de los residuos domiciliarios y comerciales en todo el sector, como una apuesta fuerte al mantenimiento adecuado de la higiene.
“También se trata de dar un salto de calidad en el servicio, mecanizando la recolección de residuos y reduciendo su exposición”.

El proyecto
Sobre la separación domiciliaria, se destacó que “no es tan complejo separar el húmedo del seco, y después sacar un día el húmedo y otro día, el seco. De esa manera se contribuirá con al medioambiente, dado que se quiere hacer en los pueblos con mayor intensidad. Sabemos que hoy el mundo no entierra la basura, la basura se recicla y nuestro compromiso es dejarles a los chicos un mundo mejor y no peor”, explicaron.
Mediante este mismo sistema de trabajo, las autoridades locales visitan entidades educativas de otras localidades quienes mostraron al igual que las delegaciones mucho interés para incluirse al programa.
El intendente Javier Martínez en distintas oportunidad indicó que “los referentes del mundo piensan que para 2050 la demanda de alimentos no alcanzará para abastecer a todos los habitantes; y además esa generación no deberá dañar al medio ambiente.
“Estamos en un doble problema, por eso hay que dejar de enterrar la basura y trabajar de forma responsable nuestros residuos; esto no lo puede hacer el Estado solamente, esta es una decisión de todos y por eso la sociedad tendrá que involucrarse en estos programas”, destacaba el titular del Ejecutivo cuando se inauguró la planta en Rancagua.

Prestar atención
El Municipio brindó además una serie de medidas para el acondicionamiento y la disposición en la vía pública con el objetivo de ayudar a quienes trabajan en la recolección y evitar los accidentes laborales.
Los restos verdes y ramas deben disponerse sobre la vereda, embolsados o atados en fardos para su fácil recolección y el volumen a disponer en las veredas no podrán superar el metro cúbico, que equivale aproximadamente a 6 bolsas de consorcio, a fin de no obstaculizar el tránsito peatonal.
En esta misma línea se indicó que los escombros tendrán que disponerse en bolsas resistentes de no más de 10 kilogramos de peso cada una; y los residuos voluminosos (muebles viejos, cacharros o trastos inútiles), se pondrán teniendo los recaudos necesarios para que el operario municipal no se lastime al levantarlos remarcando que no queden clavos, puntas o bordes cortantes.