Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Recordando a los desaparecidos se conmemoró el Día de la Memoria

El acto organizado por el Municipio tuvo lugar en el Parque España. (LA OPINION) El acto organizado por el Municipio tuvo lugar en el Parque España. (LA OPINION)

En nuestra ciudad hubo tres actos: uno organizado por el Municipio, otro por las agrupaciones de izquierda y más tarde el coordinado por la Asociación por la Memoria. En cada uno se repudió el terrorismo de Estado y se dio el presente a los desaparecidos.


El domingo no fue un día más para los argentinos ya que se conmemoró un nuevo aniversario de la última dictadura cívico militar, que imprimió en la historia de nuestro país sangrientos episodios, persecuciones y un sinfín de atentados a los derechos humanos.
Tal como anunció LA OPINION, en nuestra ciudad fueron tres los actos conmemorativos que se llevaron adelante: uno organizado por el Municipio, otro por las fuerzas de izquierda y el coordinado por la Asociación por la Memoria.
En todos se dio el “presente” a los desaparecidos pergaminenses y se expresó el “Nunca más” a los gobiernos dictatoriales.

En el Anfiteatro
Pasadas las 10:00, el Anfiteatro de la Memoria fue el punto de encuentro de funcionarios municipales, concejales, familiares de desaparecidos y ciudadanos en general, que participaron de la ceremonia organizada por el Municipio.
Luego de entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, los presentes se aprestaron a escuchar a los dos oradores: Rosa Inés Bianconi, hermana de José Luis y el presidente del Concejo Deliberante, Eddo Pascot.

El homenaje a José Luis
Rosa Inés Bianconi rindió homenaje a los desaparecidos, presos políticos y asesinados por la dictadura cívico militar y señaló: “Clamamos por memoria, capacidad para recordar hechos del pasado; verdad, pensamiento o afirmación que se expresa de forma clara, precisa directa y sincera; justicia, principio moral que inclina a obrar y juzgar respetando la verdad y dando a cada uno lo que le corresponde”.
Recordando los años pasados, en su historia personal, Bianconi expresó que “éramos una familia muy feliz, mi papá era comerciante, mi madre docente y nosotros, sus hijos, estudiantes. Al llevarme solo poco más de un año de diferencia con José Luis, compartimos la adolescencia rodeados de amigos”, y señaló que “toda la familia se sentía orgullosa de José Luis, era aplicado, estudioso, conciliador, no le gustaban las peleas, alegre, responsable, callado, terco pero también se destacaba por su preocupación por los problemas sociales, quería que no existiera la desigualdad sino que cada persona con su trabajo pudiera tener una vida digna”.

A sangre fría
José Luis trabajaba con su padre en el comercio de su propiedad: “Casa Bianconi” y a la vez estudiaba en La Plata Ingeniería Electrónica. En agosto de 1976, se casó con Adriana Ortega con quien tuvo muchos proyectos, incluso habían iniciado las tramitaciones para obtener un préstamo para la compra de su casa.
“El 15 de diciembre de 1976 estuvimos juntos en La Plata y acordamos para encontrarnos en Pergamino el 17 para festejar mi cumpleaños pero ni José Luis ni Adriana llegaron, no los dejaron”, contó emocionada Rosa Inés.
De acuerdo con los datos recogidos por los vecinos, ese 17 de diciembre, José Luis y Adriana iban caminando de la mano. “De repente paró un auto en cada esquina, dos Falcon verde y pasaron dos más abriendo fuego. Enseguida los despojaron de sus pertenencias y los objetos de valor que llevaban. Más tarde sus cuerpos fueron recogidos y depositados en un carro”, y aclaró que “no hubo un enfrentamiento armado como se indicó en algunos medios, solamente los mataron, los asesinaron por pensar diferente, sin derecho a ningún juicio”.
El lunes los cuerpos fueron entregados a sus familiares y en los certificados de defunción figuraban como NN a pesar de hacer sido identificados con las pruebas y de haberse publicado en los medios de comunicación sus nombres completos y edades. “Cuando ambas madres fueron a la casa en la que vivían ambos, estaba vacía, se habían robado todo”, indicó la oradora.

Desgarro del corazón
Las dos familias quedaron impactadas “no se podía creer, aceptar, entender, comprender, imaginar. Nos desgarraron los corazones y nos provocaron un dolor eterno, porque desde ese momento todo fue diferente”.
Y culminó diciendo que “José Luis y Adriana dieron sus vidas por sus ideales, querían un mundo mejor y una Patria libre, justa y soberana”.

Dictadura sangrienta
Por su parte, el presidente del Concejo Deliberante, Eddo Pascot, afirmó que “es un gran desafío para mí expresarme en este aniversario de una fecha tan sentida para nuestra historia y para mi historia personal”, y afirmó que “esta fecha evoca lo peor que le pudo pasar a nuestra sociedad, el peor proyecto de país que fue la dictadura más sangrienta de la historia”.

Recordar la historia
El presidente del Concejo Deliberante señaló que “la incorporación de los derechos humanos a la agenda nacional, a partir de la recuperación de la democracia en 1983, generó avances significativos”, y agregó que “es obligatorio para cualquier político, de cualquier signo partidario, no olvidarse de la importancia del respeto a los derechos humanos como eje rector. Tenemos que reflexionar acerca de nuestra trágica historia especialmente de nuestras perspectivas como sociedad. Tenemos que cimentar una sociedad que recuerde todo el tiempo que el horror no puede existir nunca más”.

Nunca Más
Por último hizo una breve referencia concerniente a su experiencia personal y relató que “en 1976, con 24 años era alumno de la Universidad de Arquitectura de la ciudad de Rosario. Era muy difícil transitar por las calles libremente, nadie era dueño de su vida. El miedo, el terror y la impunidad eran moneda corriente en la dictadura. Por eso digamos: ¡Nunca más!”.

Una sentida ponencia
Así como en varios actos, en esta oportunidad, el Cuerpo Municipal de Danzas, dirigido por el profesor Pedro Marlo, realizó una presentación alusiva a la fecha. Si bien nadie duda de la excelencia de Pedro Marlo en su rol de director ni de la profesionalidad de los bailarines que integran el Cuerpo, la ponencia del domingo fue una muestra clara del apasionamiento conque este grupo humano trabaja.
La representación alusiva al Día de la Memoria caló muy profundo en el sentimiento de los presentes que no pudieron ocultar las lágrimas ante la demostración clara y concreta de la dictadura, ante la impunidad con que se manejaban, ante el dolor que causaron, ante la sangre que derramaron, y que es necesario recordar siempre para no repetir jamás.

Viaggio Espresso