Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Residencia de psicología: formarse para dar respuesta a cuestiones complejas

Daniela Ruiz y Marina Bertini describieron la dinámica de la residencia de Psicología del Hospital. (LA OPINION) Daniela Ruiz y Marina Bertini describieron la dinámica de la residencia de Psicología del Hospital. (LA OPINION)

Profesionales ingresan a la Unidad de Residencia de Psicología del Hospital San José. Allí, al tiempo que completan su formación, adquieren una experiencia que los habilita para el trabajo en distintos dispositivos. Residentes contaron cómo se articulan redes con la comunidad.


En muchos hospitales públicos el sistema de residencias permite a profesionales de distintas disciplinas formarse de manera intensiva en diversas especialidades. En el caso del Hospital Interzonal General de Agudos San José, uno de estos espacios es la Unidad de Residencia de Psicología, donde año a año ingresan dos residentes. Allí, al tiempo que cumplen con un programa educativo desde lo académico, se entrenan en la práctica acompañados por psicólogos de planta del Servicio de Salud Mental. Egresan de la residencia con una formación amplia en el campo de la Psicología Clínica y con “expertise” para el abordaje de problemáticas complejas por cuanto rotan por distintos espacios hospitalarios y extra hospitalarios que les permiten adquirir experiencia y tomar contacto con casos complejos, tanto en la atención de pacientes adultos como de niños.
LA OPINION tomó contacto con dos residentes de la Unidad de Psicología, quienes en primera persona relataron la experiencia y señalaron los desafíos que se imponen tanto en el plano de la formación como en los modos de abordaje de problemáticas cada vez más complejas, insistiendo en que ninguna cuestión inherente a la salud mental puede pensarse sin situarse en contexto.
Daniela Ruiz, jefa de residentes de Psicología, y Marina Bertini, residente de cuarto año y profesional que a partir de mediados de año tomará a su cargo la jefatura de residentes, manifestaron que el inicio de un nuevo año siempre impone muchas expectativas y convoca a la Unidad de Residencia a “generar intercambios, revisar los dispositivos que funcionan y pensar prácticas nuevas”.
En relación con el funcionamiento de la Residencia de Psicología que ocupa un espacio contiguo al Servicio de Salud Mental del Hospital y con cuyos profesionales trabajan en los diferentes dispositivos, refirieron que cada año ingresan dos residentes, un cupo que logra cubrirse en el marco del sistema de residencias que depende del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires. Al respecto valoraron que “estos cupos siempre se respetan y se cubren”, lo que permite a más profesionales formarse en el ámbito hospitalario y consolidar la dinámica de la Unidad de Residencia que presta un servicio fundamental en la atención de la salud mental. “Aunque en épocas de verano el nivel de consultas desciende para volver a aumentar en marzo y hacer un pico a mediados de año, siempre se trabaja intensamente porque los residentes intervenimos en distintos espacios”, destacaron.
“Trabajamos en varios dispositivos; acompañados por los psicólogos de planta del Hospital, estamos en los dispositivos de admisión de Psicología tanto de adultos como de niños y en interconsultas en diferentes servicios del Hospital”, describieron y puntualizaron que en general los residentes de primero y segundo año trabajan con adultos, mientras que los de tercero y cuarto lo hacen con niños.
Aseguran que el entrenamiento es intensivo y mencionaron que a la par de la tarea hospitalaria se hacen rotaciones en atención primaria de la salud y también en centros de salud de otros lugares del país y del exterior.
“En primer año se hace una rotación en atención primaria de la salud; este año fue en una escuela del barrio José Hernández. En segundo año se hace una rotación en Hospital de Día que es un dispositivo que funciona en el nosocomio; y en tercero y cuarto año se trabaja con niños y se tiene la idea de implementar nuevos dispositivos por fuera del Hospital. Ahora estamos yendo al Centro de Educación Complementaria N° 802 a hacer talleres con los chicos y la intención es profundizar esta línea de trabajo. Los residentes de cuarto año rotan en el Servicio de Rehabilitación del Hospital”, precisó Daniela Ruiz, jefa de residentes.
Así, recordó que la rotación es “un espacio de formación para el residente que dura entre tres y cuatro meses en el marco del cual se puede formar en una especificidad a través del trabajo con determinados pacientes”.
En esta línea mencionó que también hay rotaciones por fuera del Hospital, en centros fundamentalmente de Capital Federal y señaló que en cuarto año está la rotación extracurricular que posibilita desarrollar una experiencia en el exterior.

Los residentes intervienen en distintos dispositivos promoviendo la salud mental. (LA OPINION)

Una práctica intensiva
Los residentes, al tiempo que cumplen con un programa académico de formación toman contacto directo con la práctica. Lo hacen bajo la órbita del Servicio de Salud Mental y coordinados desde el punto de vista educativo por el Servicio de Docencia e Investigación del Hospital. Respecto de cómo llegan los pacientes, las residentes precisaron que lo hacen a través de distintas vías entre las cuales mencionaron la derivación de otros servicios hospitalarios, la atención primaria de la salud y por demanda espontánea. “Muchos llegan producto de vínculos que se van armando con los profesionales interinstitucionalmente y es una muestra del trabajo en red, nos tienen como referentes y nos llaman”, destacaron aclarando que todo lo que realizan en la práctica clínica es acompañado y supervisado por psicólogos del propio Hospital ya que los residentes están en una instancia de formación y deben cumplir con un marco normativo e institucional que es el que encuadra la tarea.
Los casos con los que toman contacto son diversos y dependen de los dispositivos en los cuales intervienen. En el caso de la atención psicológica de niños, que ocupa buena parte de la formación, indicaron que la mayor parte de la problemática tiene que ver con situaciones de abuso sexual y violencia y mencionaron que junto a la “patologización” de la infancia. “Estos son los grandes temas que atraviesan a la niñez hoy”.


Repensar prácticas
Tanto Daniela Ruíz como Marina Bertini coincidieron en que desde la residencia se busca siempre “repensar las prácticas”, profundizando lo que funciona. En este punto remarcaron que una de las claves es el trabajo en red y el fortalecimiento de lazos con otros profesionales. “No podemos quedarnos adentro del Hospital encerrados en nuestra propia práctica”, resaltaron, insistiendo en la necesidad de seguir generando espacios de intercambios.
En este punto destacaron el trabajo que se lleva adelante con el equipo distrital de infancia y con otros referentes que posibilitan “trabajar casos complejos que requieren de distintos sistemas”.
“Sobre todo en el trabajo con niños muchas de nuestras acciones se articulan con Justicia y con Educación”, mencionaron. Y volvieron sobre el concepto de revisión de prácticas para marcar la importancia de “flexibilizar los dispositivos para lograr mayor accesibilidad al sistema de salud”
Consultadas sobre la posibilidad de introducir cambios desde la residencia, señalaron: “Tenemos eco para introducir algunas de estas propuestas. De hecho en las jornadas de formación se tiene esa impronta, se convoca a gente de distintos sectores como un modo fortalecer la articulación, instalar temas de trabajo y seguir formándonos en el intercambio con otros”.
“La residencia es un sistema bastante potente para nuestra formación”, recalcaron y refirieron que el paso por el sistema de residencias aporta a los profesionales de la psicología la posibilidad de “enriquecerse desde diferentes discursos”.
“Estos cuatro años lo que tienen de interesante es que uno puede enriquecerse de diferentes intercambios; lo interesante de la residencia es dejarse atravesar por la experiencia”.
En este sentido marcaron que en el trabajo cotidiano en el terreno de la salud mental y en el ámbito de la formación es necesario considerar el contexto “porque no se puede hablar de salud mental sin atender el contexto político, económico, cultural que va cambiando y nosotros tenemos que estar a la altura de la época y responder”.

Un campo de trabajo
Respecto de si al egreso de la residencia el hospital público aparece en el horizonte de los residentes como un escenario laboral posible, comentaron que en el último tiempo se está impulsando que quienes se forman en la residencia se puedan quedar. Desde el área de Docencia e Investigación se trabaja mucho, pero por supuesto que esto también va cambiando con el contexto”.
“Es una apuesta fuerte que los profesionales que se forman en lo público se puedan ir quedando para devolver a la sociedad lo que recibieron en su formación”, recalcaron.

Vías de contacto
Aquellos interesados en conocer la dinámica de la Unidad de Residencia de Psicología del Hospital San José o tomar contacto con trabajos que se producen en esta instancia de formación profesional pueden hacerlo a través de una cuenta de Facebook en la que se vuelcan información y producciones: Residencia Psicología San José de Pergamino. Allí existe una dirección de correo electrónico y se puede acceder además a información sobre el ingreso al sistema de residencias y los dispositivos que se ofrecen.

Para el ingreso al sistema
Desde el Ministerio de Salud se informó que se encuentra disponible el cronograma para inscribirse para rendir el examen de ingreso al sistema de residencias hospitalarias en distintas especialidades. La información se puede consultar a través del sitio: www.msal.gob.ar/residencias/index.php/home

Viaggio Espresso