Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Residencias Hospitalarias: la experiencia en primera persona

Cadierno, Marino, Ferrari, Bernarda y Ruiz, dialogaron con LA OPINION sobre la experiencia de la residencia. (LA OPINION) Cadierno, Marino, Ferrari, Bernarda y Ruiz, dialogaron con LA OPINION sobre la experiencia de la residencia. (LA OPINION)

El Ministerio de Salud de la Provincia abrió un nuevo concurso para que profesionales ingresen al sistema en 2018. LA OPINION dialogó con un grupo de jóvenes que se formaron en el Hospital San José y hoy, completando su formación, se desempeñan como jefe de residentes. Hablaron sobre lo que les brindó este aprendizaje.


El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires abrió la inscripción para el ingreso al Sistema de Residencias 2018 y en este contexto LA OPINION dialogó con integrantes de distintas unidades de residencia que funcionan en el nosocomio para indagar cuáles son los beneficios que ofrece esta formación y cuáles los obstáculos con los que se encuentran en relación a la posibilidad de hacer carrera dentro del sistema hospitalario. En esta oportunidad la conversación fue con un grupo de jóvenes que están completando su formación y con otros profesionales que, tras haber finalizado, se desempeñan como jefes de residentes. La entrevista fue realizada en el Servicio de Docencia e Investigación del nosocomio con Romina Cadierno, jefa de residentes de Tococginecología; María Marino, jefa de residentes de Terapia Intensiva; Noelia Ferrari, jefa de residentes de Clínica Médica; Jimena Bernarda, residente del último año de Administración Hospitalaria; y Daniela Ruíz, jefa de residentes de Psicología

-¿Cómo es la experiencia hospitalaria para ustedes?

Cadierno: La residencia en sí genera muchas expectativas, no es fácil porque tiene sus pros y sus contras pero es una de las grandes etapas en la formación médica que tenemos. Sin este entrenamiento, nuestra profesión no sería la misma.

-¿Qué las decidió a hacer la residencia?

Ferrari: Cuando uno termina de estudiar, es la decisión más importante que uno toma y lo que te impulsa es saber que la residencia es lo único que te da la formación que necesitas para el ejercicio de la profesión. Habiendo terminado la residencia estoy segura que lo que aprendí en el Hospital la facultad nunca me lo dio. 

Marino: Particularmente en Terapia históricamente los puestos los ocupaban clínicos que hacían algún curso superior. Pero eso no brinda la práctica diaria. Es una especialidad que ha avanzado mucho y que hoy en día está muy relacionada con la tecnología y que requiere de muchas prácticas manuales. Es una especialidad con mucho campo de acción en el país y hay muy pocos terapistas formados. La residencia te da el entrenamiento para obtener el título de especialista y te da la práctica.

-¿Qué les brinda el Hospital en las especialidades no médicas?

Ruiz: Una formación integral en el caso de psicología y poder conocer la práctica en lo institucional. Pasar por distintos dispositivos de intervención, trabajar con otros  es muy rico y heterogéneo.

Bernarda: En el caso de la administración es un área específica de trabajo que no encontrás en ningún otro lado. La residencia brinda un área específica de cómo gestionar la salud pública.

-¿Cómo se llega a ser jefe de residentes?

Cadierno: Muchas veces surge de la votación o un concurso. Hay falta de residentes y la elección está motivada en poder seguir apoyando a los residentes que llegan a la formación. Además ser jefe de residentes te da la posibilidad de devolver a la institución y al servicio lo que te brinda en la formación.

Marino: Es devolverle a la residencia lo que a uno le brinda y completar el ciclo.

Ferrari: Uno como jefe de residentes se sigue formando. La formación no termina nunca en nuestra carrera.  

-Ustedes hacían mención a la falta de residentes, ¿a qué atribuyen este fenómeno?

Ferrari: Son varios factores. Lo económico es lo fundamental. Cuando alguien termina de estudiar medicina hay un montón de oferta laboral, ya sea para hacer guardia o para trabajar en un servicio de emergencias. Con menos esfuerzo, la inserción laboral está. Y también existe la opción de la capacitación a distancia, pero la verdad es que la residencia da un marco de formación que no se compara con ningún otro.

Cadierno: Otro sistema de formación no te brinda el mismo entrenamiento que una residencia. Eso hay que recalcarlo porque es muy importante en la formación de un médico.

-¿Quiénes realizan la residencia tienen las expectativas de encontrar en el Hospital un campo de desarrollo profesional?

Ruiz: Las expectativas están. Pero esta es la gran deficiencia estructural del sistema que te forma en lo público y luego te expulsa. Es una pena, la formación es intensa e integral pero al terminar no tenés inserción en el campo que te formaste.

Ferrari: Creo que el Hospital como institución estaría muchísimo mejor posicionado en el sistema de salud si los residentes pudieran quedarse a ejercer su profesión al egreso.

Bernarda: Si el residente al egresar pudiera quedarse a trabajar en el Hospital sería mucho más fácil trabajar de manera integrada porque el recurso humano no iría cambiando cada cuatro años.

Marino: La posibilidad de la inserción laboral influye en las expectativas porque desde el ingreso uno sabe que las posibilidades de quedarse son escasas. Y esto de algún modo influye al momento de optar o no por hacer la residencia

-A pesar de este contexto, ¿qué mensaje le darían a quienes hoy por hoy están tomando la decisión de ingresar o no al sistema?

Cadierno: La salida laboral como médico uno la encuentra. Pero el espacio formativo de la residencia no es comparable. Salimos con una especialidad en mano y eso abre muchas puertas.

Marino: Es la única manera no solo de adquirir conocimientos teóricos y prácticos sino de trabajar en equipo e interdisciplinariamente. Eso no te lo da ningún posgrado.

Especialidades priorizadas

De acuerdo con lo señalado desde la cartera sanitara provincial, este año volvieron a ofertarse más vacantes en especialidades priorizadas, es decir aquellas más difíciles de conseguir, como clínica médica, ginecología, obstetricia, pediatría, terapia intensiva y neonatología. A su vez, en línea con el plan de fortalecimiento de las guardias y servicios de emergencia de la Provincia, se sumaron cargos en ortopedia y traumatología, cirugía general y emergentología.

Hacer la residencia en un hospital público no es algo obligatorio sino una decisión personal de egresados de carreras tanto médicas como no médicas. 

Sin embargo, ingresar al sistema permite no solo formarse en una determinada especialidad sino adquirir un entrenamiento en lo asistencial que es difícil de conseguir en otras instancias de la educación formal.

Cada unidad de residencia funciona con programas aprobados por el Ministerio de Salud y cuenta con instructores. 

Todos los alcances de esta convocatoria son difundidos por el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires en el marco de un programa denominado “Quiero ser residente”.

El concurso

La preinscripción online está abierta hasta el 28 de marzo para las especialidades básicas. La inscripción comenzará del 1º y se extenderá también hasta el 28 de marzo. La publicación del listado de inscriptos se hará el 5 de abril y la publicación del padrón de inscriptos por sede de examen, el 17 de abril. El examen para el ingreso al sistema será el 24 de abril y la publicación de resultados se hará el 26 de abril. La orden de mérito se conocerá el 4 de mayo y el inicio de la residencia será el 1º de junio. El cronograma también prevé fechas para readjudicación. 

Para el caso del Hospital San José, de acuerdo con información proporcionada por el Servicio de Docencia e Investigación, habrá cupo para las siguientes especialidades médicas: cirugía general, clínica médica, medicina general o medicina familiar, neonatología, ortopedia y traumatología, pediatría, terapia intensiva, terapia intensiva infantil y tocoginecología. Para las especialidades no médicas: Economía y Administración Hospitalaria, Obstetricia y Psicología.