Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Richard y Karelis: “Estamos haciendo planes para volver porque extrañamos mucho”

Richard Gil y Karelis Sánchez en su comercio emplazado en el radio céntrico de nuestra ciudad. (LA OPINION) Richard Gil y Karelis Sánchez en su comercio emplazado en el radio céntrico de nuestra ciudad. (LA OPINION)

Richard Gil y Karelis Sánchez se encuentran desde hace 11 meses en Pergamino. En Valencia, Richard tenía una empresa distribuidora de embutidos, de una marca muy reconocida, por ende contaba con el equipamiento de camiones con sistema de refrigeración para trasportar dichos productos. Esa misma empresa también servía como comprador externo a empresas grandes de petróleo, por ejemplo, incluso a empresas privadas.

Incertidumbre total

La situación económica de constante incertidumbre y la inflación que no cesaba generó que numerosas empresas se fueran del país. En el caso particular de Richard esta situación lo perjudicó sobremanera. Al mismo tiempo decayó la venta de embutidos por lo que se hizo cuesta arriba mantener el equipamiento con que contaba.

Relató Richard a LA OPINION: “El trabajo empezó a mermar y se hizo imposible mantener los camiones, primero por los costos y luego porque cuando se rompían no se conseguían los repuestos. Mi situación económica se vio bastante comprometida, tuve que liquidar la empresa, vender los camiones a menos de un tercio de su valor y decidí emigrar”.

Cuestión sanitaria

Pero no solo la situación económica impulsó la decisión de Richard de salir de su país sino también la problemática sanitaria: “Mi esposa debe permanecer bajo tratamiento y los medicamentos allá no se consiguen por lo que eso sopesó sobremanera a la hora de decidir salir de Venezuela”. A esto se suma la inseguridad con que vivía allí.

A pie

Richard y Karelis recaudaron la mayor cantidad de dinero posible, salieron del país cruzando la frontera a pie hasta Colombia y de allí en colectivo emprendieron el camino a Perú, en primer término, y luego en avión hasta Argentina. A la hora de elegir un país para radicarse, el matrimonio eligió Argentina previo paso por otros países de Sudamérica. “En enero de 2018 salimos de Venezuela, primero nos instalamos en Perú, allí no me fue bien. Perú no fue lo que pensaba por lo que decidí venir directamente a Argentina”, contó Richard. Es importante destacar que en nuestro país ya se encontraban amigos venezolanos del matrimonio: “Se ofrecieron a ayudarme junto a un grupo de argentinos al momento de llegar, que es lo más importante”. En nuestra ciudad, por estos días, Richard junto a Karelis son propietarios de un comercio en el radio céntrico de Pergamino.

Con otros venezolanos

La presencia de numerosos venezolanos en nuestra ciudad hace que, con el afán de mantener sus tradiciones vivas, compartan reuniones. “Hace un mes nos juntamos y elaboramos una comida típica de Venezuela que es a base de choclo Cachapa y compartimos un rato, siempre estamos en comunicación con los otros venezolanos”, contó el entrevistado.

Ganas de volver

Los familiares del matrimonio permanecen en Venezuela por eso, si la situación cambia, el plan A es volver a su país natal. “Estamos haciendo planes para volvernos porque extrañamos mucho aunque no puedo negar que Pergamino me ha abierto las puertas con mucha amabilidad, los ciudadanos son muy buenos y me han tendido una mano gigante, sin embargo mi corazón está en Venezuela”, expresó Richard.

Nota relacionada: Entre el dolor y la nostalgia, la vida de los venezolanos radicados en Pergamino

Viaggio Espresso