Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Seguridad alimentaria: comienza una campaña para prevenir la triquinosis

Con el tiempo de la época de faena familiar Bromatología se centra en evitar casos de triquinosis. (ARCHIVO) Con el tiempo de la época de faena familiar Bromatología se centra en evitar casos de triquinosis. (ARCHIVO)

Las medidas preventivas en general se vienen desarrollando durante todo el año, pero en este tiempo los trabajos serán más exhaustivos porque es la época en que comienzan las carneadas en los campos y domicilios particulares. Advierten sobre los riesgos de consumir productos sin rotulación haciendo hincapié en la gravedad de la enfermedad.


Si bien en materia sanitaria las estratégicas preventivas están abocadas a evitar el contagio del coronavirus, este lunes el Municipio de Pergamino, a través de la Dirección de Bromatología, iniciará una nueva campaña de concientización sobre la importancia de comprar alimentos elaborados con carne de cerdos en lugares seguros para de esta manera impedir que se tengan casos de triquinosis; en relación a esto se hará una nueva distribución folletos informativos en los lugares de expendio tales como carnicerías y negocios afines a la actividad.

Este importante trabajo, que se da en forma paralela con los controles vinculados con el cumplimiento de los protocolos de higiene comercial relacionados con el Covid–19, se pondrá en marcha dado que en esta época comienza de la faena domiciliaria de cerdos, los cuales previo a la facturación deberán ser analizados a los fines de prevenir esta enfermedad considerada endémica.

Según informan desde Bromatología, la triquinosis es una zoonosis (enfermedad que se transmite de los animales al hombre) parasitaria, relacionada con los hábitos alimentarios de la población. “En los humanos habitualmente se presenta en forma de brotes familiares o bien como casos diseminados por comercialización de productos alimenticios infectados”, indicaron desde esta dependencia a cargo de la médica veterinaria Sabina Salvarezza.

En la provincia de Buenos Aires se registran anualmente un promedio de entre 100 a 300 casos humanos en todas las Regiones Sanitarias bonaerenses, incluida la IV, que es donde están Pergamino y las localidades vecinas.

Una práctica permanente

En diálogo con LA OPINION, Salvarezza explicó “en estos días estamos iniciando una nueva campaña para evitar contagios de esta enfermedad sin descuidar las múltiples acciones que desarrollamos a lo largo del año con carnicerías y productores de cerdo que se suman a nuestras propuestas de salud pública”, contó la funcionaria local en un tramo de la nota. “Si bien no estamos teniendo casos en los últimos tiempos, la idea es seguir adelante con estas políticas relacionadas con la concientización de la personas que elaboran chacinados en sus campos o domicilios particulares porque en lo que hace a los comercios, sin el rótulo obligatorio, nadie puede vender embutidos”, advirtió Salvarezza.

La causa de la enfermedad es el parásito Trichinella Spiralis, siendo sus reservorios fundamentalmente animales domésticos como los cerdos. El parásito se transmite entre los animales y al hombre por ingestión de carne cruda infectada por larvas.

“El porcino es la especie animal más relacionada con la producción de brotes humanos por la ingesta de carne cruda (salame, chorizo seco, longaniza, jamón y bondiola; entre otros) o insuficientemente cocida. Los procesos de secado, salazón y/o ahumado, no afectan la vitalidad del parásito”, resaltó la titular de Bromatología.

Sintomatología

La magnitud de casos afectados en un brote y la gravedad de los mismos guarda relación con el grado de infección de la carne parasitada y la cantidad comida por la persona. En cuanto a la presentación clínica de la enfermedad se explicó que en un primer momento, se presentan manifestaciones digestivas: náuseas, vómitos y diarrea; y en una segunda etapa de migración parasitaria y localización muscular, con una duración de una a cinco semanas, se destacan: fiebre, cefalea, edema bipalpebral y facial, mialgias generalizadas, exantemas.

Una “sana” costumbre

La médica veterinaria Sabina Salvarezza pidió una vez más que “la gente consuma productos rotulados, es decir en los que uno puede tener seguridad que ese producto tuvo control bromatológico y una inspección sanitaria, por lo que el producto está apto para consumo. Sabemos que empieza la temporada de carneada y que hay mucha tradición en el campo de hacer carneadas y regalar a familiares y amigos”, por eso solicita además que quienes gustan faenar en el ámbito familiar, cumpla con los requisitos de sanidad: “En este caso lo único que pedimos es que realicen los análisis correspondientes; hay lugares habilitados con los métodos apropiados para hacer las muestras y estar seguros que no hay riesgos”.

La manera de evitar la enfermedad

Si cada uno cumple su parte, no hay manera que prolifere la triquinosis. Se le solicita al consumidor que adquiera los chacinados y embutidos (como jamón, panceta, longaniza, chorizos) solamente en comercios habilitados, verificando en la etiqueta que hayan sido elaborados por empresas autorizadas.

A los propietarios de los animales su vez se recomienda hacer analizar siempre cada cerdo faenado; y en este sentido se deberá remitir al laboratorio para el análisis la parte carnosa de la entraña en buen estado de conservación.

Por otra parte a los criaderos y productores en general se les pide no utilizar como alimento de los cerdos desperdicios de restaurantes, verdulerías, mataderos, ni basura; evitar la proliferación de ratas en los criaderos; destruir por medio del fuego los cerdos para que no puedan ser consumidos por ratas u otros cerdos a fin de interrumpir la transmisión de la enfermedad; cada criador deberá tener perfectamente señalados los cerdos para poder identificar los animales sospechosos.

Y aquellos que necesiten mayor información se podrán comunicar con el área local de Bromatología, ubicada en Almafuerte y calle 105, en el barrio Otero; o bien llamar al 437979 o al 15662115