Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

“Si otros sufren, no es una fiesta”, el mensaje evitar pirotecnia sonora

Concientizar y entender que personas y animales sufren por la pirotecnia. (LA OPINION) Concientizar y entender que personas y animales sufren por la pirotecnia. (LA OPINION)

Sin reglamentaciones definitivas respecto de la venta de fuegos de artificio, sumado a la posibilidad de compra afuera o de manera clandestina, el trabajo de la Secretaría de Salud y la Dirección de Veterinaria apunta a cambiar la visión del usuario: que entienda el sufrimiento y los problemas que les generan a algunas personas y animales las explosiones.


La Secretaría de Salud presentará mañana una nueva campaña vinculada con la utilización de artículos de pirotecnia, detrás de la cual se vinculan otras dependencias municipales con el fin de evitar el perjuicio no focalizando en la prohibición de la venta sino invitando a entender el daño para que no existan compradores.

Como se comentara en ediciones anteriores, dado que hay normativas nacionales y provinciales que no prohíben la comercialización de pirotecnia, es muy poco lo que puede limitar la ordenanza municipal al respecto. Como tampoco puede evitar que un pergaminense se haga en otra ciudad de los productos de estruendo cuya venta aquí está prohibida. Por esa razón, la nueva campaña cambia el enfoque y apunta no a la restricción de las ventas sino a promover el no consumo, haciendo divulgación para que se tome conciencia de lo que generan los productos sonoros.

“Invitamos a sumarse a esta propuesta que busca proteger principalmente a las personas con autismo y también enfocarnos en los animales que sufren durante las Fiestas por los estruendos de la pirotecnia”, explicó la doctora María Martha Perreta, titular de esta dependencia local, durante una charla que mantuvo con LA OPINION anticipando lo que mañana se presentará oficialmente para que la población conozca el alcance del programa.

De acuerdo con lo que se informara en las páginas de la pasada edición dominical del Diario, en todo el Partido de Pergamino está prohibida por la Ordenanza Nº 8275/15 la fabricación, venta, comercialización y traslado de todo tipo de material pirotécnico que tenga efecto estruendo. “Es fundamental que se entienda esto porque es la base del problema general que se viene planteando; hay artículos que se pueden vender porque no tienen provocan ningún tipo de ruido, mientras que todo aquello que haga explosión directamente no se puede exponer ni comercializar”, agregaron desde la Municipalidad para despejar cualquier tipo de dudas sobre estas cuestiones que son tema de debate. No obstante, no hay ley que prohíba su uso, por lo que es factible comprarlos en otro lugar y estallarlos aquí.

De allí la importancia de apuntar a lo verdaderamente gravitante que es el uso, generando conciencia sobre el daño que causa a otros lo que a mí me divierte. La doctora Perretta señaló que “el uso de pirotecnia afecta gravemente a las personas con autismo, genera estrés y temor en los animales y puede producir daños irreversibles en la salud física de las personas”.

Con eje en el autismo

Los niños y demás personas con autismo tienen hipersensibilidad al ruido, con lo cual la pirotecnia constituye para ellos una tortura, provocándoles desde llanto hasta episodios de crisis. “Todas las familias merecemos unas fiestas en paz y cabe señalar que por 5 minutos de estruendos, un niño/a con autismo sufre largas crisis ya que son altamente sensibles a muchos estímulos como por ejemplo, a los ruidos”, explicaron con suma preocupación desde el área municipal de Salud.

Aquellos que padecen esta enfermedad se estresan tanto en estos momentos que pueden llegar a dañarse a sí mismos; “es un muy mal momento para ellos y para sus familias, esto también afecta a niños con enfermedades como TGD, hiper e hipoacusia y Esquizofrenia; entre otras”, resaltó la doctora Perretta. “Tomemos conciencia -enfatizó la secretaria de Salud-: cuando una acción afecta a alguien más, deja de ser un festejo”, exclamó sobre lo que genera la utilización de pirotecnia no autorizada e instó a “que este año el festejo sea para todos”.

Cuidar a los animales

En la continuidad de la nota, la funcionaria hizo hincapié también los animales dado que son “cuatro veces más sensibles a los sonidos que los humanos, con lo cual la pirotecnia les provoca pérdida de orientación, estrés y gran angustia. Es nuestra responsabilidad cuidar de ellos”, indicó la doctora Perretta.

A su vez, desde el área de Veterinaria la médica Fernanda Lauzzo amplió la explicación diciendo que “el uso de pirotecnia en los animales genera taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo y/o muerte; los perros sufren, se asustan y se pierden, pudiendo ser víctimas de accidentes o perderse”, contó ayer la titular de esta repartición municipal. “Y las aves reaccionan frente a los estruendos con taquicardias que pueden provocarles la muerte; los gatos suelen correr detrás de los explosivos por simple curiosidad pudiendo ingerirlos, perder la vista o lesionarse”, añadió Lauzzo con el fin de que la gente comprenda aún más las consecuencias que se producen por las explosiones. “Hay muchas maneras de festejar sin perjudicar a otros seres vivos”, reflexionó la funcionaria y destacó que las organizaciones proteccionistas vienen difundiendo todos los años en forma masiva este tipo de cuestiones.

Priorizar la salud

“El uso de pirotecnia representa un riesgo para la salud pudiendo ocasionar quemaduras, problemas auditivos, daños oculares irreversibles y otros accidentes que podrían ser evitables; tengamos unas fiestas seguras”, señaló Perreta mientras mostraba algunos de los informes que se fueron elaborando en los últimos años de acuerdo a los reportes que se entregan en el servicio de Guardia del Hospital San José.

La manipulación errónea de la pirotecnia ocasiona “lesiones físicas graves en manos, ojos, cabeza y rostro pudiendo dejarle algún tipo de discapacidad a la persona de por vida; en este sentido cabe destacar que el mayor porcentaje de heridos graves por esa causa se registra en chicos de 5 a 14 años de edad”, confirmó la doctora lamentando que todavía existan chicos que usen estos productos con el consentimiento de los mayores.