Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Siguen los operativos en diferentes comercios del rubro alimentario

Importantes intervenciones se vienen haciendo con el fin de evitar problemas con el consumo de alimentos. (LA OPINION) Importantes intervenciones se vienen haciendo con el fin de evitar problemas con el consumo de alimentos. (LA OPINION)

En estos últimos días se desarrollaron intervenciones en negocios de la ciudad que están en el sector de la cadena alimentaria. Desde la conducción de esta área remarcaron la labor de los agentes y extreman las medidas preventivas.


Muchos son los controles bromatológicos sobre la inocuidad alimentaria que se desarrollan en nuestro Partido teniendo en cuenta que el objetivo es evitar complicaciones con los productos que se consumen. Con relación a esto es que se intensificaron las capacitaciones con el Instituto Provincial de Administración Pública (Ipap) planteando un asesoramiento a inspectores y auditores bromatológicos a través de todas las herramientas que sean necesarias para desarrollar correctamente su trabajo, como lo explicó la médica veterinaria Sabina Salvarezza, directora de Bromatología.
“Nuestras actividades apuntan a afianzar el conocimiento de cualquier inspector que trabaja en el Municipio para garantizar que los alimentos que consumimos todos los vecinos sean sanos e inocuos para nuestra salud”; señaló la funcionaria durante la charla que mantuvo con LA OPINION.
Respecto a la triquinosis, que sigue siendo común en todas las épocas del año, detalló algunas claves para evitar esa zoonosis: “Todo alimento elaborado sobre la base de carne de cerdo debe ser fabricado en un establecimiento habilitado y los productos que se comercialicen deben tener el rótulo que identifique el lugar de origen”, destacaron.
Para prevenir esta enfermedad es necesario que la población se concientice y consuma productos y carnes seguras, provenientes de mataderos y fábricas habilitados por el Ministerio de Agroindustria. “Las direcciones de Bromatología municipales son los actores primarios -dada la cercanía territorial- en detectar y actuar ante la presencia u oferta de productos porcinos que no han recibido el control correspondiente”, indicó el informe municipal.
Es clave que las personas que decidan elaborar fiambres caseros de cerdo para consumo familiar lo hagan a partir de reses de cerdos cuya faena se realice en una planta habilitada e inspeccionada por la autoridad competente.
“En el caso que realicen la faena del cerdo en su domicilio, a campo o en coto de caza, se recomienda llevar a analizar una muestra de carne del animal recién faenado a un laboratorio donde realicen la técnica de digestión pépsica. Se aconseja no comenzar a elaborar, vender o regalar, ni consumir productos, hasta tanto no se hayan informado resultados negativos a triquinosis”, señalaron.

Con cuidado al comprar
A raíz de casos de botulismo detectados en algunas localidades, desde la Dirección de Bromatología, a cargo de Salvarezza, alertaron a la población sobre los cuidados que deberán tenerse a la hora de consumir alimentos de dudosa procedencia o bien que no cuenten con los rótulos obligatorios que se exigen para comercializar estos productos.
El botulismo es producido por las toxinas de la bacteria Clostridium botulinum y puede contraerse por consumo de alimentos que, generalmente, tienen una apariencia, sabor y olores normales. La mayoría de los casos se dan con conservas de vegetales, caseras o industriales mal pasteurizadas o bien en preparados como el escabeche.
Esta enfermedad genera una parálisis fláccida que puede resultar mortal; “se bloquea la parte química del cerebro, impidiendo la liberación de mediadores químicos que son los que facilitan la transmisión del impulso nervioso. La información sale del cerebro pero nunca llega al músculo con lo que se pierde la tonicidad muscular”, explicaron fuentes consultadas por LA OPINION, “la botulina es la sustancia más tóxica que existe”.

A tener en cuenta
Asimismo se brindaron recomendaciones para evitar esta enfermedad: “Los enlatados comerciales están obligados a someterse a Normas Tecnológicas estrictas que varían según el producto, su composición y envase. Temperaturas de 121º C (250º F) durante los minutos establecidos en esas normas, pueden asegurar una correcta esterilización.
“Las personas que envasan alimentos en casa deben seguir procedimientos estrictos de higiene para reducir la contaminación de los alimentos especialmente con bajo contenido ácido, como el jugo de zanahoria, espárragos, judías verdes, pimientos morrones, berenjenas, champiñones, remolacha, maíz, etc. Aunque se considera que siempre que resulte factible, es mejor desalentar la elaboración de conservas caseras por los problemas que acarrean al no aplicarse la tecnología correcta”, indicó en un informe que recibió LA OPINION.