Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Tamarit: “La sociedad está golpeando nuestras puertas”

Guillermo Tamarit, rector electo de la Unnoba para el período 2019-2023. (UNNOBA) Guillermo Tamarit, rector electo de la Unnoba para el período 2019-2023. (UNNOBA)

El rector de la Unnoba se refirió a los ejes sobre los que continuará su gestión: la inclusión y la calidad. “Inclusión, que significa brindar la posibilidad real a todos aquellos que estén dispuestos a hacer el esfuerzo. Calidad educativa, para poder enfrentar los desafíos”.


Guillermo Tamarit, rector electo para el período 2019-2023, resaltó la unanimidad de la elección, por parte de los 19 asambleístas que acordaron que él siga al frente de la Universidad Nacional del Noroeste de la provincia de Buenos Aires (Unnoba): “Es casi una condición para esta Universidad, ya que es una unanimidad construida a partir de un consenso que respeta las diferencias y que alienta la discusión”.
Luego se refirió los dos ejes principales sobre los que continuará su gestión: la inclusión y la calidad. “Inclusión, que significa brindar la posibilidad real a todos aquellos que estén dispuestos a hacer el esfuerzo. Calidad educativa, para poder enfrentar los desafíos. Una educación inclusiva de calidad es garantía contra la pérdida de la dignidad de las personas, de la exclusión social, deterioro de la salud, aumento de la pobreza, del estancamiento económico, de la negación de los derechos”.
En esa línea, aseguró que la casa de altos estudios con sede en nuestra ciudad y Junín, desde su nacimiento, se desarrolló sobre bases sólidas en materia académica, de extensión, de investigación, de posgrado. Prueba de ello, según el rector, es el rol que tuvo la Unnoba al presidir el Consejo Interuniversitario Nacional y, en lo particular, funcionarios de la propia universidad con importantes responsabilidades en otras esferas de la educación nacional y provincial: la vicerrectora Danya Tavela, que estuvo al frente de la Secretaría de Políticas Universitarias (primera mujer en ese cargo); la secretaria Académica, Florencia Castro, actual subsecretaría de asuntos docentes provincial; Jerónimo Ainchil (exsecretario de Investigación), rector de la Unsada (Universidad Nacional de San Antonio de Areco); Daniel Galli (excoordinador de ingeniería), rector de la Universidad de Ezeiza.
“Lo que nosotros presentamos es un conjunto de valores en torno a la educación, del que somos herederos a partir de los valores de la Reforma Universitaria”, subrayó Tamarit. “Esta es una Universidad autónoma, de calidad, inclusiva y al servicio de la sociedad”, resumió.
Luego se refirió a la concepción de la educación y al rol que las instituciones universitarias cumplen en ese sentido: “Educar es básicamente ofrecer una visión del mundo para que luego, además del desarrollo individual, cada universitario haga su esfuerzo al servicio de la comunidad”.
A continuación se refirió a lo que llamó “megatendencias” que atraviesan las actividades universitarias: el cambio tecnológico, la internacionalización de las tareas (“todos los días somos comparados”), la creciente desigualdad económica y social, la sustentabilidad, los procesos de urbanización (“está desapareciendo el concepto de ruralidad”), el desarrollo demográfico, la incertidumbre política. “Frente a todas las incertidumbres, debemos trabajar en establecer una hoja de ruta para crear valores”, expresó.
También habló sobre el choque entre lo analógico y digital que impacta en el mundo del trabajo y en la educación: “Todos los que estamos adentro de las instituciones pensamos de una manera, pero los que llegan a ella para estudiar, para formarse, piensan de otra manera”. Sobre el mundo del trabajo en particular apuntó “a la protección de los trabajadores y no de los empleos”.
Luego se refirió al vínculo de la educación con el mercado y la economía: “Por supuesto que la Universidad debe ir al encuentro del desarrollo económico y debe trabajar con las empresas. Pero también hay que entender que el mercado no es el que debe ordenarnos qué hacer. El mercado es el mundo de las cosas y nosotros de las ideas. Cuando se nos pide que apoyemos la formación en pos del desarrollo del sector privado, debemos hacerlos desde una visión crítica. No podemos ponernos a disposición absolutamente de las reglas del mercado”.
A continuación se refirió al sentido contracultural de la educación: “Una persona dedica muchos años de su vida a estudiar en un mundo donde todo es obsoleto muy pronto. Pero esa es su fortaleza. La universidad no va de la mano de ninguna moda, sino que se afirma a través del esfuerzo continuado”.
En términos del sistema universitario valoró la autonomía universitaria, pero también señaló la necesidad de rendir cuentas de lo que las Universidades desarrollan en materia académica, de investigación, de extensión.
También puso especial énfasis al rol de la ciencia, ya que consideró que ella garantiza la calidad del resto de las actividades universitarias. “Esta Universidad está casi obsesionada con desarrollar la investigación”, dijo y luego puntualizó que solo el 4 por ciento de toda la investigación que se realiza en el mundo corresponde a América Latina. “Tenemos una monumental tarea y aspiramos a desarrollar la investigación, porque ella está vinculada con la calidad, sin dudas. Ese es nuestro principal desafío”, resaltó. Respecto de la inclusión apuntó a trabajar para los sectores que aun no llegan al sistema educativo universitario. “Tenemos una inclusión excluyente, ya que muchos no llegan a la Universidad”, alertó.
Como desafíos a futuro planteó emplear la tecnología como herramienta para masificar la educación, ampliar los escenarios de la educación en la sociedad civil (no solo en aulas y laboratorios, sino en empresas y en el Estado. Además dijo: “Debemos ampliar la percepción social respecto de los demandas que la sociedad tiene. La sociedad está golpeando nuestras puertas, para que podamos cumplir la función y demos lugar a la pluralidad”.
Tamarit también tuvo una especial mención para las humanidades: “No formamos técnicos, formamos universitarios”. “En un mundo cada vez más tecnológico, tenemos que ser más humanos. Sin las humanidades, la Universidad no tiene sentido”.

Viaggio Espresso