Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

"Todos por Candelaria", una joven que padece Artritis Reumatoide

El paso del tiempo es crucial para Candelaria ya que la artritis limita los movimientos. (CANDELARIA ARIAS) El paso del tiempo es crucial para Candelaria ya que la artritis limita los movimientos. (CANDELARIA ARIAS)

Cande fue diagnosticada con esta enfermedad que provoca inflamación de las articulaciones, dolor, rigidez y pérdida de movimiento. El tratamiento que necesita tiene un valor de más de un millón de pesos. Sus padres solicitan ayuda a la ciudadanía. La palabra de su mamá, Silvia López.


Candelaria Arias es una joven de 16 años, que hace poco más de tres meses, fue diagnosticada con Artritis Reumatoide Juvenil, una enfermedad que
provoca inflamación de las articulaciones, dolor, rigidez y pérdida de movimiento. Puede afectar cualquier articulación, pero es más común en las rodillas, las manos y los pies. En algunos casos también puede afectar a los órganos internos.
Con ese diagnóstico, Cande necesita un tratamiento, durante dos años, que consta en la colocación de dos vacunas por mes. En total el tratamiento tiene un valor de más de 1.200.000 pesos, monto que no puede ser afrontado por los familiares de la joven.

Cómo empezó
En diálogo con LA OPINION, la mamá de Candelaria, Silvia López, contó cómo descubrieron la enfermedad: “Cuando Candelaria tenía 13 años, la llevamos al oftalmólogo. Ahí le detectaron uveítis” que es una inflamación de la úvea, la capa intermedia del ojo entre la retina y la esclerótica (parte blanca del ojo).
De acuerdo con lo expuesto por López, “el oculista me preguntó si Cande tenía dolores en las rodillas y en las manos y yo le dije que sí. Por eso me recomendó que fuera a ver a un reumatólogo”.
Derivados por el oftalmólogo, a Cande se le practicaron todos los estudios en el Hospital San José: “Cande tenía todos los síntomas pero la enfermedad no se le declaraba. Por eso nos enviaron a Junín. El remautólogo de esa ciudad le repitió los estudios, y hace cuatro meses que Candelaria fue diagnosticada con artritis reumatoride”.

Tratamiento
Los médicos le recetaron a la joven que tome una pastilla a modo de tratamiento pero la ingesta de las mismas le afectaron el estómago de Candelaria por lo que ese tratamiento debió ser interrumpido. “Ahora Candelaria se está poniendo unas vacunas que no le surten efecto por lo que debieron buscar otro tratamiento”, dijo Silvia.
El paso del tiempo es crucial en la vida de candelaria ya que la artritis limita los movimientos habida cuenta que cuando la joven tiene las rodillas infladas no puede caminar. A esto se suma que la enfermedad alcanzó también las manos y la columna, algo que es considerado riesgoso.
Para que los movimientos de su cuerpo no se vean limitados, Cande necesita realizar un tratamiento con vacunas llamadas Humira. Así lo explicó su progenitora: “Cande necesita inyectarse mensualmente dos vacunas que vienen en una caja. Cada caja cuesta 52.000 pesos. El tratamiento debe prolongarse por espacio de dos años”, y agregó que “debe comenzar con el tratamiento lo antes posible”.

Vida diaria
Candelaria asiste a la ES Nº 17, ubicada en barrio Otero. En una casa ubicada en dicha zona, la joven reside junto a su papá, su mamá y dos hermanos mayores. Por la artritis, Cande no puede desarrollar su vida con normalidad: “Ahora no está yendo a la escuela porque tiene mucho dolor de espalda. Ha dejado de hacer muchas de las actividades que veía desarrollando”, dijo Silvia.

Pedido de ayuda
Desesperada, y con la voz entrecortada, la mamá de Cande pide ayuda a los ciudadanos ya que “no podemos afrontar un gasto semejante. Mi marido trabaja en el horno de ladrillos, yo soy empleada doméstica, tenemos dos hijos más y no nos alcanza para comprar la vacuna, por eso le pedimos a las personas que puedan que nos ayuden. Estoy desesperada y no sé qué hacer”.
En los próximos días, Candelaria recibirá la Pensión por Discapacidad que otorga el Municipio, una vez que cuente con este certificado la madre acudirá a alguna entidad bancaria para abrir una caja de ahorro a fin de que allí se hagan los depósitos de dinero de quienes quieran hacer su aporte. Con dicho certificado Candelaria también podrá afiliarse a Ioma.
Mientras espera la apertura de una cuenta en alguna entidad bancaria, los interesados en hacer sus donaciones pueden comunicarse con Silvia López (mamá de Candelaria) al número de teléfono: 02477-15617723.