Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Un espacio amigable para los pacientes

El Consultorio Amigable funciona en el CAP “Salvador Mazza”, de Balboa y Vicente López. (ARCHIVO LA OPINION) El Consultorio Amigable funciona en el CAP “Salvador Mazza”, de Balboa y Vicente López. (ARCHIVO LA OPINION)

La atención de los pacientes con VIH requiere de espacios pensados para el abordaje integral de la problemática que conlleva la enfermedad. En Pergamino desde hace tiempo funciona un dispositivo llamado Consultorio Amigable, donde las personas con Sida que no tienen cobertura social son atendidas.


La atención de los pacientes con VIH requiere de espacios pensados para el abordaje integral de la problemática que conlleva esta enfermedad. Al aspecto clínico, inmunológico, se le suman las cuestiones psicológicas que deben ser asistidas para que la persona pueda aprender a convivir con la enfermedad, sobrellevar el tratamiento y resolver los conflictos que supone a nivel social la discriminación.

En Pergamino desde hace tiempo funciona un dispositivo llamado Consultorio Amigable, donde las personas con Sida que no tienen cobertura social son atendidas. Allí también se abordan otras Infecciones de Transmisión Sexual, pero fundamentalmente las personas con diagnóstico positivo de VIH encuentran un espacio donde son contenidos y ayudados. La coordinación de este lugar que funciona en el Centro de Atención Primaria de la Salud “Salvador Mazza” del barrio Belgrano, está a cargo de Pamela Rodríguez, responsable de la Asociación Civil Diversidad Pergaminense. Los servicios se brindan los martes y miércoles de 14:00 a 17:00 y el equipo interdisciplinario está conformado por la médica infectóloga María Martha Perretta; la psicóloga Cecilia Marquiselli; la médica generalista Ana Suárez Relaiza; la médica Verónica García; y los promotores de salud Nicolás Carnevale, Natalia Gianetti y Natalia Rodríguez.

En la actualidad existen en el Consultorio Amigable 108 convecinos, con historias clínicas abiertas por VIH. La mayoría es heterosexual, mayor de edad- aunque hay algunos menores- y en un alto porcentaje mujeres. No tienen cobertura social y reciben la medicación que provee el Ministerio de Salud de la Nación. En el dispositivo no solo acceden a la atención médica y psicológica en forma gratuita sino que participan de terapias grupales en las que comparten experiencias y despejan inquietudes.

También cualquier persona puede acercarse para la realización de los testeos gratuitos para la detección del VIH que se hacen en coordinación con la Región Sanitaria IV.
Desde la creación del Consultorio Amigable, el espacio no ha hecho más que crecer y consolidarse dentro de la estructura sanitaria y en el imaginario colectivo, según refirieron a LA OPINION quienes allí se desempeñan: “El balance es positivo, la gente cree en el dispositivo y prefiere ir al Consultorio Amigable que atenderse en otros ámbitos como el Hospital”.

“Además este Consultorio Amigable ha sido considerado como uno de los mejores dentro de la Provincia de Buenos Aires”, destacaron. A juicio de ellos esto sucede porque la atención es personalizada y porque encuentran un ámbito que más allá de la cuestión médica, les permite “hablar de lo que les pasa”. Respecto del nivel de demanda, aseguraron que es creciente. “Hay semanas que tenemos tres o cuatro ingresos de pacientes y otras que menos. Muchos llegan derivados ya con diagnóstico de otros efectores de salud y muchos son captados en los testeos que realizamos en distintos espacios comunitarios”, refirieron.

En relación a la evolución de los casos, destacaron que producto de un seguimiento exhaustivo, la mayoría de las personas que está bajo tratamiento ha logrado “negativizar” la enfermedad y controlar su avance. Respecto de cuáles consideran que son los desafíos que enfrenta la ciudad respecto del VIH, opinaron: “Aún falta llegar a las personas más vulnerables, a aquellas que por ignorancia o por temor se resisten a realizarse el test de diagnóstico”. Al respecto señalaron que en los últimos operativos de testeo realizados en la vía pública o en Centros de Atención Primaria, se acercó “mucha gente”, pero hay personas que viven “más relegadas”.

“La juventud de los barrios periféricos de Pergamino no se nos acerca. Y esto nos preocupa porque si hay mujeres adolescentes embarazadas y si han nacido bebés con sífilis congénita, probablemente haya VIH en personas no diagnosticadas”, sostuvieron insistiendo en la importancia de vencer el temor para acceder a un diagnóstico temprano que posibilite el acceso a un tratamiento que es probadamente efectivo para controlar la enfermedad.

“Hay que saber que tener diagnóstico de VIH no es sinónimo de que se termina el mundo. Tener Sida es un imperativo para modificar hábitos de vida”, resaltaron referentes del dispositivo que está abierto a todas aquellas personas que tengan inquietudes en relación con esta enfermedad y quieran acercarse.