Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Un pergaminense se filmó durante su trasplante para crear conciencia

En su camino de recuperación de un linfoma, Maximiliano se planteó un objetivo: derribar mitos sobre la donación de células. (MAXIMILIANO MORALES) En su camino de recuperación de un linfoma, Maximiliano se planteó un objetivo: derribar mitos sobre la donación de células. (MAXIMILIANO MORALES)

El médico Maximiliano Morales se grabó a sí mismo y a su hermana mientras se realizaba la extracción de las células madre de su médula ósea para ser trasplantadas. En 2011 le diagnosticaron Linfoma de Hodgkin. “Mientras la idea haya funcionado y más gente se acerque a donar, me doy por hecho”, aseguró a LA OPINION sobre el video que se hizo viral.


Este artículo podría referir a la relación que existe entre hermanos, esa relación única, irrepetible y especial. Ese vínculo que constituye uno de los lazos más fuertes y duraderos que existen.
También podría tratar sobre el optimismo y la resiliencia (en psicología alude a la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, etcétera) del ser humano.
Otra visión podría apuntar a la concientización sobre la donación de órganos: en 2017 la donación de órganos aumentó un 15 por ciento, por lo que 1.892 pacientes accedieron a un trasplante.
Una cuarta mirada podría estar dirigida al buen uso de las redes sociales y su impacto: un paciente que está a punto de recibir un trasplante de médula ósea se filma a sí mismo y a su hermana mientras a ésta le extraen células madre para ser trasplantadas. Ella está recostada en una cama, sonriente, relajada, incluso utiliza su teléfono celular. A él también se lo nota relajado y tranquilo, además de muy feliz. El sube el video a su muro de Facebook y en apenas una semana tiene más de 500 mil visualizaciones, fue compartido más de 20 mil veces, tuvo miles de reacciones y comentarios positivos.
Y la nota también podría abordar estos cuatro puntos de vista y así hablar de amor incondicional, optimismo, resiliencia, concientización y buenas prácticas en las redes sociales.


La historia
Maximiliano Nicolás Morales tiene 32 años y es un médico deportólogo de Pergamino, que ejerce su profesión en la Clínica General Paz. El joven profesional recibió un trasplante de médula ósea en el Hospital Italiano de Buenos Aires y se filmó durante el proceso a sí mismo y a su hermana donante para concientizar sobre la donación de órganos y derribar mitos.
En el video se ve a Guadalupe, de 21 años, sonreír y usar su celular mientras le extraen las células madre de su médula ósea para ser trasplantadas a Maximiliano, que tiene Linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer linfático que la quimioterapia no ha podido curar.
El video, según contó el pergaminense a LA OPINION, busca derrumbar mitos acerca de la donación de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH).
En las imágenes se ve al joven médico horas antes de la transfusión y momentos después, pero no durante el procedimiento porque no le permitieron usar el celular. El video lo publicó en Youtube primero, pero alcanzó su viralización cuando lo subió a su cuenta de Facebook: a la fecha ya fue visto más de 490 mil veces.
-¿Cómo descubrís que estabas enfermo?
-Un día me estaba bañando y me toqué un ganglio, pero no le di importancia porque siempre aparece un ganglio inflamado y después se desinflama. Pero siguió estando y me lo hice ver; entonces el 26 de febrero de 2011 salió el diagnóstico. Los primeros meses me atendí en Pergamino y luego me fui a la Academia Nacional de Medicina, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Empecé el tratamiento de quimioterapia en abril y todos mis colegas me decían que en seis meses me curaba. La droga no funcionó, me cambiaron la droga un par de veces pero funcionó a medias.
En 2013 como una droga funcionaba bien, me trasplanto por primera vez. Me hago radioterapia y en septiembre de ese año me vuelven a evaluar y ahí es donde desaparece la enfermedad y me dan el alta.
Todos los abriles, porque me trasplanté en abril de 2013, me hacía una tomografía computada pero diferente a la habitual, en la que te inyectan un líquido que, si los ganglios se pintan, da positivo; y si no se pintan no hay enfermedad. En abril de 2014 saltó que habían vuelto los ganglios pero con una enfermedad muy leve que no justificaba hacer quimioterapia. En 2016 me hago esta tomografía y salió algo más de actividad en los ganglios, probando con una droga nueva. Así que, resumiendo, en una serie de visitas al médico, resolvimos que había que trasplantarse. Nos hicimos los estudios junto a mis tres hermanos y dio como resultado que a nivel genética éramos iguales. Como los tres eran compatibles los médicos hilaron muy fino y eligieron a la menor. Después de muchos estudios a ambos llegó lo que se ve en el video: la donación de mi hermana que duró unas tres horas y media. Si alcanzó la donación ya está, y si falta algo más se hace venir otra vez a la paciente.
-¿Tu hermana estuvo tres horas y media donando?
-Sí, jugando con el celular estuvo tres horas y media (risas). Cuando en 2013 me trasplanté, porque fue con mis propias médulas, aproveché y dormí porque me encanta dormir (más risas).
-¿Y el trasplante en sí cuanto tiempo dura?
-El goteo dura unos 20 minutos. En mi caso me interné el 16 de abril, del 17 al 23 me hicieron “quimios” preparatorias, como que “te formatean el disco rígido”, “te formatean la médula”, quedas expuesto a cualquier virus. Estás como en una caja de cristal, si levantás fiebre te dan antibióticos, si te lastimás te dan una crema, etcétera.
-¿Cuándo te dan el alta?
-Desde la transfusión hasta que te dan el alta son unos seis meses. Ahora estoy tomando 16 pastillas por día, así que son seis meses de medicación.
-¿Pero en estos momentos no estás internado?
-No, el lunes 14 me dejaron ir del Hospital y ahora estoy en Capital Federal. Una vez que esté en Pergamino no podré estar en espacios cerrados con mucha gente y podré recibir pocas visitas. Si tuviera otra profesión podría volver a trabajar porque no estaría expuesto a microorganismos como lo estoy en una clínica, mi lugar de trabajo.
-¿Creés que con más de 500 mil visualizaciones que tuvo tu video sembraste la semilla de la confianza en alguien?
-Sí, estoy seguro, totalmente, los mensajes que me han llegado, tanto públicos como privados, son de gente que dudaba de donar y ya se anotó o se va a anotar; pacientes enfermos a los que les mostraron el video y les encantó; pacientes que se estaban por trasplantar en un par de días a los que les cambió la visión de todo. Porque por más que el médico te lo explique con palabras, si lo ves en un video te queda más claro, el paciente necesita ver los gestos, los movimientos, la actitud.
Del Incucai se comunicaron conmigo y resaltaron que la mejor parte es la que aparece mi hermana, que está distendida, riéndose, jugando con el teléfono.
Mientras la idea haya funcionado y más gente se acerque a donar me doy por hecho.

En el siguiente link más información sobre quiénes pueden donar médula ósea, dónde y qué es el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) del Incucai.

Contenido relacionado: El aporte del Registro Nacional de Médula Ósea en 2017