Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Un temporal que motivó un despliegue importante para dar respuestas rápidas

El retiro de los árboles caídos estuvo entre las acciones inmediatas. Luego se hicieron tacos y chipeo para reducir. (LA OPINION) El retiro de los árboles caídos estuvo entre las acciones inmediatas. Luego se hicieron tacos y chipeo para reducir. (LA OPINION)

La tormenta que azotó a Pergamino generó problemas, motivando la intervención de cuadrillas de Servicios Públicos. No obstante hubo quejas, el Municipio dice haber actuado en función de las prioridades y el intendente está conforme. Los árboles añosos, una cuestión a resolver. Además quedó en evidencia lo frágil del sistema de provisión de agua.


Todos recordaremos por largo tiempo el fuerte temporal que azotó la ciudad el pasado domingo, provocando destrozos, caída de ramas y árboles completos, voladuras de techo.
Era domingo y víspera de dos días feriados, por lo que tanto la Municipalidad como la Cooperativa debieron dejar de lado los esquemas de guardias previstos para activar todo el sistema de atención a fin de atender las necesidades de los vecinos. ¿Cómo se actúa ante estos casos? ¿Cómo trabaja el Municipio? ¿Qué organizaciones de la ciudad estuvieron involucradas en las tareas para restablecer los servicios básicos?
A partir de ese momento empezaron a llegar los reclamos al 147 sobre árboles caídos y voladuras de techos, como así también situaciones peligrosas con cables sueltos en la zona norte de la ciudad, el personal se puso en contacto con Defensa Civil y comenzaron a trabajar de manera coordinada; estas áreas, junto a instituciones como Bomberos y la Cooperativa Eléctrica, desplegaron todas las acciones mancomunadas para dar respuesta a las necesidades de la gente que comenzaron a surgir con el paso de las horas.
Las Secretarías de Servicios Públicos, Desarrollo Social, y Tierra, Vivienda y Obra Pública Social, junto a la Subsecretaría de Tránsito y Patrulla Urbana intervinieron en el operativo para intentar restablecer las prestaciones esenciales a la población.
Si bien se trató de un fenómeno de menores dimensiones respecto del que sufrió Pergamino en diciembre de 2017, algunos barrios de la ciudad tuvieron disminución parcial o total del servicio de agua potable, debido a líneas de energía caídas que dan suministro a las bombas de extracción.
El viento fuerte duró aproximadamente 20 minutos, pero eso bastó para las fuertes ráfagas provocaran la voladura de techos en algunas zonas de la ciudad, entre ellas el complejo habitacional de la “Mutual ‪22 de Abril‬”; también hubo ramas y árboles caídos que ocasionaron el corte del tránsito vehicular de gran cantidad de arterias.
Si bien se registró una numerosa cantidad de daños en toda la ciudad, la zona norte fue la más afectada. Los reclamos al 147 y los registros de Defensa Civil dan cuenta de ello.

Más prevención y cuidado
A fin de evitar accidentes y velando por la seguridad de la población, el Municipio realizó un trabajo preventivo en general. “Durante toda la noche del domingo y hasta las 6:00 del lunes estuvimos trabajando con nuestras cuadrillas para desobstruir las calles y postes caídos, que eran de mucha peligrosidad. Generamos la demarcación con mallas plásticas y cintas de peligro, y los vehículos municipales estuvieron cerrando calles y alertando a las personas que transitaban por estas zonas afectadas”, explicaron.
También se colocaron ramas sobre las veredas para despejar y liberar las calles, asegurando así el tránsito de los vehículos que circularon por la ciudad.
A partir del lunes a la mañana, dos cuadrillas de trabajo del 147 salieron a las calles equipadas con motosierras, podadoras de altura y chipeadoras para empezar a despejar las arterias cortadas haciendo foco en la limpieza.
Por su parte el área de Servicios Públicos trabajó con los camiones junto a la cuadrilla de Parques y Jardines. El personal realizó “tacones”, muchos de ellos entregados a quienes lo solicitaron para hacer leña, mientras que las ramas más chicas fueron chipeadas en el lugar por personal del 147.
Asimismo, las Secretarías de Desarrollo Social y Tierra, Vivienda y Obra Pública Social desplegaron su accionar de asistencia a los sectores más vulnerables.
El intendente Javier Martínez expresó su agradecimiento al personal municipal “que desde la primera hora estuvo trabajando en la ciudad para resolver los problemas de los vecinos luego del temporal; también quiero resaltar el trabajo de la Cooperativa Eléctrica que a través de sus cuadrillas estuvieron abocados intensamente para poder restablecer el servicio de energía eléctrica a los barrios afectados”, manifestó el viernes el titular del Ejecutivo.

Establecer las prioridades
El jefe de Gabinete, Carlos Pérez, después del temporal convocó a una reunión de emergencia a todas las áreas “de acción” del Ejecutivo, en la cual se estableció que la prioridad era la recuperación del abastecimiento de agua.
Para esto se trabajó de manera conjunta con la Cooperativa Eléctrica; en primer lugar se determinó cuáles eran las líneas que afectaban a las bombas y en consecuencia a los caudales que suministran cada pozo. Es decir, se priorizaron los pozos con mayor volumen de producción de agua.
Desarrollo Social, en conjunto con Tierra, Vivienda y Obra Pública Social, a través del equipo de trabajadoras sociales del Municipio, puso en marcha el protocolo de atención inmediata y también hubo personal a disposición en los lugares de evacuación.
“No se abrieron centros de evacuados pero sí tuvimos dos familias, 12 personas en total, de dos barrios diferentes, que necesitaron un lugar para pasar la noche por los inconvenientes que tuvieron en domicilios. Inmediatamente se continuó con la asistencia directa, provisión de colchones, ropa y demás. Esto se llevó adelante también durante los días lunes y martes”, detalló el Municipio en un informe post evento.
Luego, el equipo de trabajadores sociales realizó un relevamiento de los sectores más afectados, que sufrieron voladuras de techos, totales o parciales, y demás inconvenientes sufridos en las viviendas.
Asimismo, el intendente tomó contacto con el Gobierno provincial para gestionar la entrega de chapas que llegaron para suplir la demanda relevada.

Los problemas con el agua
¿Por qué no hubo agua? Esa fue la gran pregunta que circuló entre los pergaminenses por estos días. Porque una vez que se entendió que la falta de agua estaba asociada a la falta de electricidad, persistía la duda de por qué en sectores que había vuelto la luz no había ni una gota de agua.
Resulta necesario explicar que el sistema de agua potable funciona con energía eléctrica y que se requiere que varias bombas estén andando para generar la presión necesaria para que el tanque grande también tenga actividad. Es decir que no basta con que haya luz en la zona sino que no debe faltar la electricidad en otras partes aledañas.

Viaggio Espresso