Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Varios barrios se quedaron sin agua por el robo de un transformador y los cables

Con una temperatura de 37 grados, ayer hubo vecinos que tuvieron poca presión de agua por este hecho. (LA OPINION) Con una temperatura de 37 grados, ayer hubo vecinos que tuvieron poca presión de agua por este hecho. (LA OPINION)

Distintas zonas de la ciudad ayer padecieron la falta del suministro por un nuevo hecho de vandalismo e inseguridad denunciado por el área municipal de Obras Sanitarias. Se llevaron adelante trabajos de emergencia para que las perforaciones estuvieran en línea nuevamente y de esa manera volcar agua a la red general de abastecimiento. 


Desde la Dirección de Obras y Servicios Sanitarios informaron con suma preocupación que, debido al robo de un transformador y cables, salieron ayer de servicio varios pozos de agua potable que vuelcan a la red general que abastece a la ciudad. “Este tipo de situaciones totalmente repudiables conducen a la falta de provisión del recursos en distintos puntos de Pergamino”, explicaron desde esta dependencia ante la consulta formulada por LA OPINION con respecto a este tema.
De acuerdo a lo que indicaron ayer al mediodía, “este tipo de sustracciones provocan un problema importante, más en estos días de altas temperaturas donde hubo vecinos que no contaron con el suministro de agua en sus domicilios”, señalaron los responsables de Obras Sanitarias que inmediatamente pusieron en marcha un operativo para suplir los elementos robados por otros para dotar del suministro a la comunidad afectada por este hecho de inseguridad.
Si bien en esta oportunidad fueron cables y un transformador, no es nuevo este tipo de acciones dado que también se habían denunciado con anterioridad la sustracción de los tableros electrónicos en algunos pozos que quedaron fuera de servicio hace un tiempo a esta parte. “En algunos casos habíamos encontrado no solo los elementos tirados en las inmediaciones de las perforaciones, sino que se llevan algunas cosas que son increíbles que se retiren, pero nos genera un gasto innecesario y un peligro porque los cables quedan a la intemperie hasta que la Cooperativa o personal de nuestra área vaya a arreglar”, explicaron.
Para brindar más detalles, contaron que muchas veces “frente a esta situación tienen que colocar candados y modificar todo para evitar los robos, pero cuando no pueden retirarlos los dañan por completo dejándolos inutilizables”.

Un problema recurrente
La realidad indica que el mantenimiento se hace normalmente y hay inversiones para brindar los servicios mediante acciones que se encuentran planificadas por las autoridades municipales para darles valor a estas instalaciones que son utilizadas por centenares de vecinos.
Las patrullas urbanas tendrán que hacer recorridas constantes, si es necesario se deberá colocar cámaras de vigilancia las 24 horas o bien habrá que desarrollar planificaciones eficientes porque los daños son diarios y los pergaminenses no deben privarse de gozar de las prestaciones.
Estas conductas están ampliamente extendida entre la población; la necesidad de construir una reja de protección fueron proyectos que se expandieron hacia distintos lugares de la ciudad y pareciera que en los lugares donde hay pozos de agua deberán tomar mayores recaudos.
Más allá de estos casos, cualquier recorrido permite comprobar el abuso generalizado y muchas veces destructor que se hace de los elementos públicos; la acumulación de casos de estas características por parte de un sector de la población son expresiones difundidas y visibles de este problema.

Llevarse cualquier cosa
De acuerdo a lo que explica el personal del área, no es la primera vez que están teniendo estos hechos en los barrios de la ciudad y provoca preocupación porque se puede tener un grave accidente; con relación a esto es que se propusieron una serie de modificaciones para evitar estos sucesos y en lo que respecta a las tapas de las bocas de tormenta, que increíblemente son sustraídas, las que fueron retiradas se remplazaron por otras hechas con hormigón elaborado y de esta manera continuarán reponiéndolas.
“Nos parece hasta increíble controlar que no tengamos faltantes, que están puestas en medio de las calles y en caso que no se encuentren hay que rápidamente poner las nuevas para que no quede el hueco”, relataron.
Más allá del retiro de las tapas para comercializarlas en el mercado negro como material de fundición de hierro, también se vienen dando actos delictivos en los pozos de agua donde se quieren robar componentes de los transformadores que son de cobre; “acá el tema es mucho más serio porque hay vidas en riesgo al tocar materiales eléctricos”, dijo el director de Obras Sanitarias.
“Asimismo cuando suceden estas cosas los vecinos se quedan sin agua porque automáticamente las bombas dejan de funcionar, no vuelcan más a la red y esto es alarmante”, resaltaron con preocupación desde esta área coordinada por Pedro D’Angelo.

Viaggio Espresso