Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

“Vida Solidaria”, o cuando un mensaje te llega al alma y te saca de la inercia

Cada viernes, voluntarios de Vida Solidaria recorren los barrios Buenos Aires, ofreciendo comida caliente y abrigo a las personas en situación de calle. (VIDA SOLIDARIA ARGENTINA) Cada viernes, voluntarios de Vida Solidaria recorren los barrios Buenos Aires, ofreciendo comida caliente y abrigo a las personas en situación de calle. (VIDA SOLIDARIA ARGENTINA)

Fundada por la pergaminense Silvia “Vita” Carnevale, la organización despliega su ayuda de manera concreta y eficiente en la Ciudad de Buenos Aires, merced a la colaboración de cerca de 600 voluntarios. Asistir a personas en situación de calle, brindar apoyo escolar en Villa 31 y donaciones a comedores, son algunas de las actividades que realizan.


Silvia Carnevale es una pergaminense que en 2014, motivada por el mensaje del Papa Francisco que exhortaba a los jóvenes a “hacer lío en las calles”, decidió crear una fundación. La llamó “Vida Solidaria”, una descripción de su propia vida, y comenzó silenciosa y tímidamente ayudando a personas en situación de calle. Eran ella y un pequeño grupo de amigos.

Hoy Vida Solidaria es toda una organización, que cuenta con sede propia y la colaboración de 600 voluntarios que se despliegan en diferentes áreas de asistencia o bien se suman con donaciones o logística. Se hacen de los elementos necesarios para la ayuda de la misma manera: voluntarios, ya que no se inscriben en ninguna línea política ni religiosa y para ello y por ello prescinden de donaciones de dinero.

La seriedad con que realizan cada uno de sus actos es lo que ha dado como resultado la permanente adhesión de colaboradores, que confían tanto en que sus donaciones están en buenas manos como en que su ayuda no será utilizada con otros fines más que la solidaridad. En Buenos Aires, quienes habitan la noche y viven en la calle, conocen muy bien a Vita y la gente de Vida Solidaria; es más: los esperan. Conozcamos también en Pergamino esta obra y a su creadora.


“Hacer lío”

En contacto con LA OPINION, “Vita” Carnevale, fundadora de Vida Solidaria contó sobre la génesis de la propuesta y se explayó sobre el accionar de la fundación en la actualidad, cuyas principales actividades se realizan en la Ciudad de Buenos Aires y en el Conurbano.

“Recuerdo que todo empezó cuando el Papa Francisco dijo que había que salir a la calle ‘a hacer lío’. Ante el interrogante de ‘¿qué podemos hacer?’ lo primero que surgió fue la idea de crear conciencia entre las personas para que sientan que ayudar es un deber humano más allá del sentimiento de bienestar”, contó. Desde ese momento y con tres pilares básicos: sin ideología política, sin credo y sin manejo de dinero, los primeros colaboradores comenzaron a recorrer las calles de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para ayudar a las personas en situación de calle.

La más grande

Después de más de cuatro años de existencia, Vida Solidaria se ha constituido en la organización más de grande del país en asistencia a personas en situación de calle y esto queda demostrado en los 17 recorridos armados en un amplio sector de Buenos Aires, que se desarrollan cada viernes por la noche, brindándoles asistencia a más de 1.000 personas. Cada cuadrilla circula con sus carritos llenos viandas para repartir. Pero la asistencia de Vida Solidaria no solo consiste en alimentos caliente, bebidas, alguna golosina y abrigo sino que el objetivo es también generar un vínculo con las personas a las que se asiste. “Vamos conociendo a algunas de las personas que asistimos con lo cual se genera un vínculo más cercano, se entabla una relación. Lo material ayuda pero el registrar a la persona que ayudamos, llamarlo por su nombre, eso genera cercanía, algo que es fundamental porque ellos siempre nos cuentan que las personas pasan indiferentes por su lado”, expresó la entrevistada. En los últimos años, Vida Solidaria ha logrado contar con su propio espacio, que se emplaza en el barrio de Congreso donde se ubican las donaciones.

 

En Hospitales

Con el transcurso del tiempo, conforme se incrementaba la cantidad de voluntarios, se dio paso a la realización de otras actividades, por ejemplo, la asistencia en hospitales. “Estamos trabajando en cuatro hospitales a los que llevamos donaciones varias con nuestros payasos. La idea es que podamos alegrar los niños internados y a sus familiares pero también poder asistirlos con ropa, pañales, juguetes, golosinas”, dijo Vita.

En Villa 31
Otra de las labores que se desarrollan desde la Fundación se radica en la Villa 31 de Retiro, donde se ofrece la merienda a cientos de niños y se brinda apoyo escolar los sábados.

Bolsas de dormir ecológicas

El cuidado de la ecología con una impronta solidaria también forma parte del listado de actividades que desarrolla la organización. Un grupo de voluntarios se dedica a recolectar sachets de leche y de yogurt con los que confeccionan bolsas de dormir con este material de descarte que resulta en un producto térmico, aislante. Luego son distribuidas entre las personas en situación de calle. “Con 80 sachets de leche o yogurt nuestros voluntarios, desde su casa, con una máquina de coser e hilo, confeccionan una bolsa de dormir que se convierte en aislante térmico para las personas que viven en las calles”, explicó Vita.

Caravanas de donaciones

Por otro lado, teniendo en cuenta la gran cantidad de donaciones que llegan a la sede de Vida Solidaria, se dio impulso a una actividad llamada “Comedores Unidos”, a través de la que ese ayuda a comedores, con ropa, juguetes alimentos, golosinas, escolares una vez por mes. “La metodología se da en torno a las Caravanas de Donaciones que hacemos en diferentes barrios. El objetivo es que esta actividad no sea esporádica sino que podamos darle continuidad en el tiempo”.

Modos de colaborar

Son varias las formas de colaborar, hay personas que pueden hacerlo desde lo presencial, otros atendiendo las redes sociales, otras desde el área de Prensa y Comunicación. Los voluntarios no necesariamente tienen que vivir en Capital Federal sino que pueden estar en distintas partes del país. “Desde cualquier punto del país las personas pueden ayudar siendo donantes fijos mensuales. También necesitamos personas que nos ayuden a responder mensajes que recibimos por las redes y que se coordinan a través de un grupo de Whatsapp. Todas las personas que quieran, de algún u otro modo participar, pueden contactarse con nosotros a través de la página de Facebook: Vida Solidaria Argentina”, explicó la entrevistada.

Comprar para ayudar

En cuanto a la colaboración material es importante destacar que todas se hacen en especies. Al respecto Vita aclaró: “El único sistema que tenemos para abastecernos con insumos es a través de los donantes fijos mensuales”.

Explicando sobre esta dinámica, Vita indicó que “en la Página de Facebook, a través de links en Mercado Libre, publicamos lo que necesitamos. Los donantes ingresan a ese link y compran lo que deseen, por ejemplo los materiales descartables en los que servimos la comida. Nosotros lo único que hacemos es retirar la mercadería en el local del proveedor”.

Hacia el interior

La idea de extenderse es el gran propósito de Vida Solidaria. No obstante los referentes de la Fundación son conscientes de que previo a ello necesitan tener un esquema organizativo muy riguroso. “Para extendernos antes tenemos que crecer y organizarnos bien en lo que estamos haciendo para después repetir esos mismos sistemas en el interior del país”, aclaró Vita.

Solidaridad pergaminense

Silvia “Vita” Carnevale es una pergaminense de 41 años que hace más de 20 que se radicó en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Cursó sus estudios, desde Jardín de Infantes hasta la Secundaria, en el Colegio Nuestra Señora del Huerto. “Me vine a Capital a estudiar y adopté esta ciudad como lugar de residencia pero vuelvo seguido a mi querido Pergamino para estar con mi familia, mis amigos”, contó Vita.

Sobre su impronta solidaria, Vita recordó que “desde chica hacía actividades solidarias. Trabajé mucho en los grupos de jóvenes que se organizaban en la Iglesia Merced. Ese fue mi inicio en la adolescencia. Cuando me vine a Capital, a los 18 años, empecé a hacer asistencia a las personas en situación de calle con una organización política. Pero me di cuenta que lo mío era la ayuda desinteresada, sin ideología política, sin ideología de credo y sin el manejo de dinero, esos se constituyeron en los pilares de Vida Solidaria y sobre éstos se desarrollan las diferentes acciones de la Fundación”.

Por último, y a modo de mensaje, Vita dijo que con el accionar solidario “siempre se recibe más de lo que se da”. Tenemos como lema de Vida Solidaria el “vamos por todo” y eso significa “llegar a la mayor cantidad de personas en estado de vulnerabilidad pero también llegar a quienes deseen colaborar y no encuentran el lugar para hacerlo”.