Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Violencia de género: presentaron tobilleras electrónicas duales

Los dispositivos duales constan de una tobillera y dos rastreadores. (LA OPINION) Los dispositivos duales constan de una tobillera y dos rastreadores. (LA OPINION)

Gracias a las gestiones realizadas ante el Instituto de Género de la Provincia de Buenos Aires, el Departamento Judicial Pergamino-Colón cuenta con seis dispositivos destinados a prevenir los casos de violencia de género de alto riesgo en la ciudad. Cómo funciona esta nueva herramienta.


Ayer en horas de la mañana, en el Salón Oval del Palacio Municipal, se realizó la presentación de tobilleras electrónicas duales destinadas a prevenir los casos de violencia de género de alto riesgo en la ciudad.
Los dispositivos, que constituyen un elemento más en la lucha contra dicho flagelo social, fueron entregados hace algunas semanas por el Instituto de Género y diversidad de la Provincia de Buenos Aires, que es presidido por Agustina Ayllón.
Según advierten desde Provincia, las tobilleras son dispositivos de geolocalización que permiten monitorear en tiempo real que las órdenes judiciales que establecen perímetros de protección sean cumplidas.
Además de evitar acercamientos genera pruebas judiciales ante los incumplimientos y permite una intervención inmediata, al centrar el monitoreo en el atacante, y ya no solo en la mujer en situación de violencia.
En la presentación formal de los equipamientos estuvieron el fiscal general, Daniel Gómez; el juez de Familia, Walter Giuliani; y la titular de la Dirección Municipal de Asistencia a la Mujer y la Familia, Romina Yaryura.

Gestiones positivas
En rueda de prensa, el fiscal general, Daniel Gómez, se refirió a las gestiones efectuadas para la obtención de los dispositivos, agradeció a la doctora Agustina Ayllón y explicó sobre la logística. “La aplicación de los dispositivos duales para casos de violencia de género llega a Pergamino gracias a las gestiones conjuntas que se realizaron tanto del Municipio como de la Fiscalía General y del Poder Judicial. En este sentido debemos destacar la buena predisposición y atención que prestó Agustina Ayllón, presidenta del Instituto de Género de la Provincia, cuando le solicitamos una audiencia, en la que brindó una demostración de cómo funciona este instrumento en el Centro de Monitoreo de La Plata”, explicó Gómez y añadió que “a partir de ese momento comenzamos a analizar no solo la parte legal de la cuestión sino también de la logística para la implementación de este sistema en el Departamento Judicial Pergamino-Colón”. Luego fueron adjudicadas seis tobilleras con sus respectivos rastreadores (tres para Pergamino y tres para Colón), que para Gómez constituyen “una herramienta más en la lucha contra la violencia de género lo que no implica que no existan más casos de violencia en nuestra ciudad”.

Un caso de Colón
Sobre la funcionalidad del sistema, el fiscal general aseguró que “el protocolo establece que quien debe ordenar la colocación de este dispositivo es el juez de Familia, en este caso Walter Giuliani”.
De las pulseras que fueron adjudicadas, la semana pasada fue colocada una en Colón “luego de analizar un caso que hace tiempo que nos viene preocupando, ya que se registran varias denuncias de parte de la víctima y por las connotaciones es un caso de riesgo, que podría llegar a ser grave por lo que este dispositivo servirá para atenuar la situación y hacer sentir más segura a la víctima, que es el objetivo final”.

Daniel Gómez, fiscal general; Romina Yaryura de la Dirección de la Mujer y Walter Giuliani, juez de Familia. (LA OPINION)

Una herramienta más
Desde la Dirección de Asistencia a la Mujer y la Familia, a través de su titular Romina Yaryura, celebraron este elemento que “suma al empoderamiento de la mujer”, además, en coincidencia con lo expuesto por el doctor Gómez, apreciaron que “es un elemento más que se suma a la labor de prevención que realizamos de la violencia de género, además es un dispositivo que mantiene controlado al agresor”.
El rol que en este proceso se asigna a la Dirección de la Mujer versa en que “una vez que nos llega el oficio que confecciona el Juez de Familia, nosotras somos las encargadas de ponernos en contacto con las mujeres, firmar una serie de planillas que tienen que ver con el otorgamiento del dispositivo y hacer el acompañamiento a estas víctimas. También debemos contactarnos con la Jefatura Departamental que es el organismo encargado de colocar la tobillera al agresor. Además previo a que se venza el plazo dispuesto por el juez, la Dirección tiene la obligación de darle un informe en cuanto al caso en particular para que sea el propio juez quien decida o no si continúa con la medida”.
Por otra parte Yaryura puso en valor el trabajo conjunto, “requiere mucho esfuerzo de las instituciones y de los operadores, que deben capacitarse permanentemente en el ejercicio del monitoreo, en el que se advierten los movimientos de la víctima y de la persona denunciada”.

Cómo funciona
Sobre el funcionamiento del dispositivo, Yaryura explicó que “se le coloca al agresor una tobillera electrónica y se le otorga un dispositivo (similar a un celular) tanto al agresor como a la denunciante. Una vez activados los dispositivos, personal del Servicio Penitenciario toman conocimiento ya que son los encargados del control general en la provincia de Buenos Aires. En ese momento comienza el monitoreo y se trabaja en ‘espejo’ habida cuenta que nuestras cámaras también estarán haciendo el seguimiento donde detectarán las zonas en que se encuentran quienes porten los dispositivos. Hay un perímetro que establece el juez de Familia que no debe ser traspasado por el agresor, cuando ese límite es traspasado, se establece comunicación con la denunciante primero para protegerla y con el agresor avisándole que está por quebrantar una disposición judicial. Si la razón que éste presenta por haber incurrido en esa violación no es valedera, el juez dispondrá de la detención o no de esa persona”.

Trabajo conjunto
Respecto a los criterios que se aplican a la hora de dictaminar la colocación de la tobillera al denunciado, el juez de Familia Walter Giuliani insistió primero en que “este dispositivo es una herramienta más con que contamos para atenuar la problemática de la violencia de género y familiar en Pergamino que en los últimos años ha ido en aumento significativamente, llegando a un pico máximo en 2018 de 1.900 causas por violencia de género, lo que nos alarmó”.
Aludiendo que “cada uno de los casos de violencia de género reviste cierta gravedad”, a través de un trabajo mancomunado entre Fiscalía, Dirección de la Mujer y el Juzgado de Familia, “vamos a poder detectar aquellos casos que pueden considerarse peligrosos, es decir, en los que la víctima está en riesgo, para poder así utilizar en éstos el dispositivo” y agregó que “desde el Juzgado, cada vez que llega una víctima de violencia hacemos un informe de riesgo no solo a la víctima sino al agresor, a través del que obtendremos los parámetros necesarios para analizar si se amerita o no la utilización del dispositivo. También se debe tener en cuenta los antecedentes del denunciado; analizar qué tipo de violencia se registra en cada caso, y poner el foco en el perímetro que debe ser mayor al que nosotros habitualmente decretamos (200 metros). En este caso se debe instaurar una mayor cantidad de metros (entre 700 y 800) para darle tiempo a las fuerzas de seguridad a llegar hasta donde está el agresor, en caso de que éste viole el perímetro”.

Viaggio Espresso