Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Policiales

Asesinaron a balazos a un joven de 23 años en el barrio Belgrano

Un joven fue asesinado el domingo en el barrio Belgrano. (GOOGLE MAPS) Un joven fue asesinado el domingo en el barrio Belgrano. (GOOGLE MAPS)

El hecho de sangre ocurrió entre la tarde y la noche del domingo en Niñas de Ayohuma al 2100 y la víctima fue identificada como Jonathan Medina. Horas más tarde, efectivos policiales detuvieron a un sujeto de 27 años quien habría formado parte del grupo que mató al joven.


Un joven de 23 años fue asesinado a balazos en la tarde de este domingo en el barrio Belgrano y luego de una rápida investigación encabezada por la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 7 y personal policial, sumado a los datos que ofreció la hermana de la víctima, horas más tarde se pudo detener a un sujeto de 27 años que sería uno de los tres agresores que terminaron con la vida de Jonathan Medina.
El suceso se registró en Niñas de Ayohuma al 2100 lugar donde, Medina se encontraba (según fuentes cercanas a la investigación, la víctima un par de horas más temprano habría agredido a balazos a quienes posteriormente serían sus asesinos) y una ráfaga de disparos terminó con su vida. Según los primeros datos que se conocen, el joven recibió un tiro en el pectoral izquierdo y otro en una de sus piernas, que le produjeron heridas de gravedad y a pesar del esfuerzo de amigos y vecinos por evitar el peor final cuando lograron trasladarlo al Hospital San José, llegó sin vida.
La Fiscalía que preside Alejandra Ghiotti trabaja en otras hipótesis, sobre una diferencia de vieja data entre la víctima y sus asesinos, dos permanecen prófugos, estarían identificados y son intensamente buscados.
Según pudo saber LA OPINION un sector del barrio Belgrano se transformó desde los últimos meses en tierra de nadie y este tipo de enfrentamientos entre grupos de jóvenes han terminado con la seguridad y tranquilidad de ese sector de la ciudad donde muchas familias vienen reclamando presencia policial, principalmente durante la noche y las primeras horas de la mañana, horarios donde el ruido de las balas pasaron a ser un sonido “familiar”.