Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Policiales

Condenaron a un casero por ocupar ilegalmente, dañar y robar en un predio de ATE

La sede del camping de ATE Pergamino donde se cometieron los delitos. (ATE) La sede del camping de ATE Pergamino donde se cometieron los delitos. (ATE)

El juez Carlos Picco concluyó que el sujeto fue el autor penalmente responsable no dejar la propiedad una vez vencido su contrato laboral y sustraer todo tipo de elementos. Lo sentenció a la pena de un año y 15 días de prisión de efectivo cumplimiento.


La titular a cargo de la Unidad Fiscal de Instrucción y Juicio Nº 6, Patricia Fernández, logró una contundente sentencia condenatoria para un sujeto que había producido distintos destrozos y robos en un camping de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Pergamino, que a su vez lo había ocupado ilegalmente a mediados de 2018.
La investigación se inició a mediados de 2018 a partir de la denuncia radicada por el representante legal del gremio afectado.

Se quedó, robó y dañó
Con las pesquisas se pudo determinar que desde fines del mes de junio de 2018 y hasta finales de noviembre del mismo año, un sujeto junto con su grupo familiar habitaron la vivienda ubicada en el predio del polideportivo del sindicato estatal, situado en un barrio de la zona noroeste de Pergamino, con motivo de haber ingresado a prestar servicios laborales como encargado de mantenimiento. Finalizada la relación laboral y habiendo vencido el plazo otorgado para la desocupación de lugar, el sujeto se quedó y en tales circunstancias se apoderó ilegítimamente de cinco bombas de agua monofásicas y trifásicas, una bomba sumergible trifásica suministrada perteneciente a una empresa de perforaciones de nuestra ciudad, varios de metros de caño utilizados para la bomba sumergible, múltiples reflectores de luz de led que estaban dispuestos en las instalaciones. Además este sujeto ahora condenado sustrajo 24 grifos de agua de duchas, bachas, inodoros, migitorios, 40 metros de cable tipo taller, un equipo de luz de emergencia, dos duchadores de pileta, dos toldos de 20x7 metros cada uno, un extintor de incendio, una ventana de 2x2 metros y rejas de diverso tamaño. Asimismo durante su estadía habría provocado múltiples daños en los bienes que estaban bajo su custodia.

Pruebas irrefutables
Carlos Picco, titular del Juzgado Correccional Nº 1 de nuestra ciudad no tuvo lugar a dudas a la hora de la sentencia por la cantidad y calidad de la prueba colectada por la fiscal Patricia Fernández y su cuerpo de instructores pertenecientes de la Fiscalía Nº 6. Los testimonios aportados a la investigación y las distintas probanzas periciales realizadas por Policía Científica constataron los dichos recogidos en la denuncia y no pudieron ser rebatidos por la doctora Virginia Gaspari que encabezó la defensa oficial del imputado, quien al conocer el resultado adverso del debate interpuso un recurso de apelación ante la Cámara Penal para volver atrás con el fallo de primera instancia.
Las copias certificadas de causa por usurpación del inmueble de trámite en la Fiscalía Nº 3 fueron un aporte trascendente para la investigación ya que allí pudieron acreditarse los faltantes y daños causados a distintos elementos que se hallaban en la propiedad (puerta, ventanas, cerraduras, artefactos eléctricos, entre otros), todo lo cual se certificó al constituirse el oficial de Justicia interviniente con el mandamiento de desalojo.
En el juicio celebrado a mediados de agosto el juez Picco concluyó que el sujeto, de 44 años de edad, fue el autor penalmente responsable por los delitos de daño y robo simple y lo sentenció a la pena de un año y 15 días de prisión de efectivo cumplimiento.