Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Policiales

Detuvieron al custodio de la joven Inés Sterlicchio

Personal de la DDI local detuvo al custodio de la joven Inés Sterlicchio. (LA OPINION) Personal de la DDI local detuvo al custodio de la joven Inés Sterlicchio. (LA OPINION)

La aprehensión tuvo lugar en la puerta de un comercio ubicado en Carpani Costa y avenida Buccar. Llamadas  telefónicas y mensajes con su hermano (también detenido) lo habrían complicado ante la Justicia, según pudo averiguar LA OPINION.


El custodio Inés Sterlicchio, de 24 años de edad, que recibió un disparo durante el secuestro de la joven de 18 años de edad, hija del reconocido empresario textil pergaminense Luis Alberto Sterlicchio (dueño de la marca de ropa de mujer Ossira), fue detenido esta tarde en la vereda de una panadería ubicada en Carpani Costa y avenida Buccar (superposición de rutas Nº 8 y Nº 188) por personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Pergamino, a solicitud del fiscal federal de San Nicolás, Matías Di Lello.
En un primer momento el cuidador de la familia estaba en la causa como testigo presencial de los lamentables hechos que se registraron el pasado domingo –aunque desde fuentes cercanas a la investigación siempre dudaron de su participación en lo sucedido-, sin embargo la Justicia decidió su arresto debido a que una serie de pericias determinaron que el joven en cuestión quedara complicado por el cruce de llamados y mensajes con su hermano, acusado de haber sido el autor material del hecho y detenido en la mañana del martes (debajo del Puente de la Cruz, ubicado en el camino homónimo, a pocos metros de la ruta Nº 178, cuando se encontraba escondido en un Volkswagen Gol)).

Por los teléfonos
Aunque la versión no fue confirmada oficialmente, según pudo saber LA OPINION, el fiscal federal de San Nicolás, Matías Di Lello, reunió una importante cantidad de pruebas sobre las comunicaciones de los celulares de los hermanos y también una serie de mensajes y esta situación dejó al descubierto llamados entre ambos. Las pericias sobre el teléfono del custodio terminaron de cerrar el círculo y finalmente el vigilador quedó detenido ayer en horas de la tarde.
Cabe recordar que todo comenzó este domingo pasadas las 6:00, cuando la joven de 18 años, regresaba a su casa junto al custodio de la familia en una Jeep Grand Cherokee y fueron abordados por un sujeto que con el rostro cubierto los redujo a punta de pistola y obligó a dirigirse hacia la zona de la exfábrica Tamequ, donde luego de un intercambio de palabras, el secuestrador disparó contra el personal de seguridad y lo hirió en el hombro derecho (orificio de bala con entrada y salida). Ya sin la presencia del hermano custodio, el hermano delincuente emprendió viaje en el vehículo de la familia hacia la zona donde otrora funcionó la parrilla y estación de servicios de la El Centinela, en ruta Nº 32 hacia Rosario. Allí el delincuente incendió la camioneta y trasladó a Inés en un baúl de un Ford Falcón de color blanco con listones deportivos negros -patente VFE-205- (terminó reconociendo la víctima más tarde en una rueda visual de lugares y elementos) hasta la zona del barrio Güemes.
Una hora después, el secuestrador se comunicó telefónicamente con la familia a la que le exigió el pago del rescate. En la comunicación telefónica se habría pactado el lugar y el modo en que se entregaría el dinero, pero sin saber cuál fue la modificación en los planes, el hombre liberó a la jovencita minutos más tarde sin cobrar el pago del rescate.

Secuestro de principiantes
El primer indicio que apuntó a los hermanos fue el Ford Falcón, que aparecía en las redes sociales del custodio y también del primer detenido en la causa. No es un auto difícil de reconocer por su antigüedad y porque tiene dos rayas negras que intentan hacerlo parecer de competición. Esas características fueron detectadas por la víctima que estuvo encerrada en el baúl del viejo y descuido vehículo.
Según informaron Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos, que preside Santiago Marquevich, se trató de un secuestro “muy de principiantes” que se concretó con mucha desprolijidad y poco profesionalismo. Por eso nunca pensaron en una banda organizada ni en un golpe planeado.
Cabe recordar que la causa se encuentra a cargo del juez Carlos Villlafuerte Ruzo y podría haber más detenciones en las próximas horas.