Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Policiales

La joven que denunció ser manoseada en el Centro, confesó que fue mentira

La chica había asegurado que el hecho habría ocurrido el pasado martes en horas de la tarde en San Nicolás y Lagos. (GOOGLE MAPS) La chica había asegurado que el hecho habría ocurrido el pasado martes en horas de la tarde en San Nicolás y Lagos. (GOOGLE MAPS)

A mediados del mes pasado una chica de 18 años denunció que había sido abordada por dos hombres en San Nicolás y Lagos para robarle el celular y que la habían atacado sexualmente. Tras varias cotradicciones, se quebró y dijo que hizo una falsa denuncia.


Era una posibilidad, pero primero había que creerle, porque el hecho denunciado era grave. La chica, de apenas 18 años, dijo que había sido manoseada en el marco del robo de su celular. Y el agravante era que el supuesto hecho había ocurrido en pleno Centro y a la luz del día, sin que nadie lo pudiera advertir.
Los investigadores de inmediato sospecharon de la falsedad de los hechos, porque ellos manejan parámetros que la gente del común no conoce, y al final tenían razón. La chica había inventado todo.
LA OPINION cuando publicó el caso bajo el título "En pleno Centro: una joven denunció que la golpearon, la manosearon y le robaron", se tomó la licencia de poner en dudas los hechos, porque sus fuentes así lo habían advertido. El testimonio de la chica no era muy consistente y, además, vistas todas las imágenes de las cámaras de seguridad que aportó el Municipio como así también de las viviendas de la zona donde había ocurrido el supuesto hecho, no se advertía ni la presencia de la joven ni la de los dos sujetos en moto que según ella la habían atacado.
De todos modos la Fiscalía Nº 2, a cargo de Francisco Furnari continuó con la investigación, dada la gravedad de la denuncia, en especial porque podría tratarse de la presencia de depravados que podrían cometer más ataques de esa naturaleza.
La primera declaración de la joven fue en la Comisaría de la Mujer, apenas denunció el hecho. Ya en sede de la Fiscalía incurrió en algunas contradicciones con respecto a la declaración original y además las imágenes de las cámaras no aportaban ningún dato fehaciente. Así empezó a considerarse la posibilidad de que podría tratarse de una falsa denuncia.
La joven volvió a ser citada reiteradamente para ampliar su declaración, hasta que jaqueada por las constantes contradicciones en las que incurría se quebró y confesó que todo se trataba de una farsa y esgrimió motivos pasionales como causales de la mentira.
Según trascendió, habría cortado un vínculo sentimental con un hombre y para no mantener más comunicación se deshizo del teléfono celular y lo reportó como robado. Y para justificar que no tenía más el aparato denunció el atraco.
Ahora la chica debe afrontar una causa en su contra por el delito de falso testimonio, que está a cargo de la fiscal Alejandra Ghioti.

Abusos
En otro orden, una mujer denunció haber sido víctima de un robo bajo amenazas y además manoseada por un hombre en el ingreso a la torre de departamentos ubicada en Goyita Salas al 400, en la zona del Cruce de Caminos.
La denunciante declaró que cuando se disponía a subir a su departamento, uno sujeto la sorprendió y, portando o simulando portar un arma, le arrebató sus pertenencias al tiempo que manoseó sus partes íntimas, para luego darse a la fuga.
Un caso similar ocurrió en la tarde del pasado miércoles, en un negocio de bulevar Ameghino al 1400, del cual LA OPINION dio cuenta en su edición de ayer, donde un joven con un cuchillo perpetró un robo bajo amenazas y, además, manoseó a la empleada que estaba al frente del local.
Tras tareas investigativas, la Policía logró identificar rápidamente al autor del hecho y procedió a su captura para ponerlo a disposición de la Justicia, bajo los cargos de robo calificado por el uso de armas y abuso sexual simple. Se trata de un joven de 21 años que fue atrapado en su domicilio cercano al lugar donde cometió el ataque. Allí también se secuestró la bicicleta que habría utilizado para llegar y huir de la escena del robo, como así también el cuchillo que habría utilizado para la amenaza y dinero en efectivo que podría ser parte de la recaudación sustraída.

Viaggio Espresso