Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Policiales

Pablo Scoropad pretende una Policía “acorde a lo que la sociedad requiere”

Comisario inspector Pablo Scoropad, jefe de Policía de Pergamino. (LA OPINION) Comisario inspector Pablo Scoropad, jefe de Policía de Pergamino. (LA OPINION)

Hace dos meses que asumió como jefe. En una entrevista exclusiva con LA OPINION, valoró que en este tiempo fueron incorporados 50 agentes. Con los recursos que cuenta aspira llegar a todos los lugares de la ciudad donde haya un foco delictivo. Asegura que el contacto con el intendente y el secretario de Seguridad es permanente y que tiene muy buena relación con el fiscal general.


El comisario inspector Pablo Scoropad evaluó sus primeros dos meses a cargo de la Jefatura Departamental Pergamino de Policía, una función que vino con cambios pues desde entonces todo el poder policial del distrito se concentra en ese puesto, con mayor participación de poder político local en la toma de decisiones.
El contexto actual, con cuarentena de por medio, es inédito. Las acciones delictivas estuvieron aletargadas como el resto de las actividades pero, en la medida que se fueron liberando rubros, los delincuentes también fueron volviendo a escena. Pero no es tanto el presente lo que preocupa sino lo que pueda venir cuando la pandemia deje lugar a la normalización de las actividades en un pero en contexto económico y social desesperante.
Scoropad, joven oficial pergaminense de impecable carrera en la fuerza policial bonaerense, mantuvo un fluido diálogo con LA OPINION en el que habló de todo lo concerniente a su función.
-¿Cómo se adaptó a esta nueva función como jefe policial de Pergamino?
-Pasaron dos meses desde que estoy a cargo de la Departamental Pergamino y lo más importante es que en este tiempo hemos incorporado más de 50 efectivos a las fuerzas policiales, 23 de ellos que fueron enviados por el Ministerio de Seguridad y el resto es personal que tenía carpeta médica y las han levantado en los últimos días. Esos agentes se sumaron a las fuerzas de despliegue que tiene la ciudad a través del Comando de Patrullas, las comisarías, la Motorizada y la Policía Local.
La intención es llegar a todos los lugares y el método es hablar con los vecinos, quienes son una herramienta invalorable para darnos un panorama certero de lo que ocurre en cada zona de Pergamino. Esa información la vamos cotejando con las estadísticas y planos delictuales que vamos obteniendo a través del Ministerio, y de allí surgen los diagramas de las tareas de prevención que se deben desplegar en la ciudad para controlar los focos de delitos que van apareciendo.
-¿Cómo encontró la ciudad en materia delictiva y qué es lo que se ha podido mejorar en este tiempo?
- Cuando llegué encontré a la ciudad en Fase 3 de la cuarentena, con todas las actividades prácticamente desactivadas, incluida la delictiva, es decir que estaba todo muy calmo porque no había circulación de personas y la actividad comercial y laboral era muy escasa. Pero cuando se comenzaron a liberar actividades y empezó a haber más movimiento de personas durante las 24 horas, resurgió también la actividad delictiva.
Lo que podemos evaluar es que lo que sucede ahora en materia delictiva en Pergamino no varía del estado de situación que se tenía antes de la cuarentena.
No es algo que nos conforme ni mucho menos, por eso tratamos de estar cerca, atacando cada foco que se presenta para resolverlo.
-Usted que viene de cumplir funciones en otras jurisdicciones, ¿cómo es Pergamino en materia delictiva en comparación con otras ciudades?
-Geográficamente nos favorece la ubicación porque no hay tanta gente circulando como puede ser en un distrito del Conurbano. En comparativa con ciudades similares en habitantes y zona geográfica, como puede ser San Nicolás, estamos prácticamente en un pie de igualdad aunque la ciudad vecina cuenta con más recursos humanos y logísticos. Por eso estamos permanentemente solicitando junto al Municipio más personal y medios con la finalidad de reforzar la estructura que tiene Pergamino.
-En este tiempo de pandemia, ¿hay personal de la Departamental Pergamino que es requerido por el Ministerio para cumplir funciones temporarias en otros distritos bonaerenses?
-En estos momentos no. Por el contrario, el personal que fue destinado a Pergamino en los últimos días viene de cumplir funciones en La Matanza. El resto, que ya estaba aquí, presta servicio únicamente para la Departamental Pergamino.
-¿Cuando por cuestiones operativas del Ministerio hubo ida y vuelta de efectivos del interior al Conurbano, se cumplieron las medidas sanitarias?
-Al regreso fueron confinados a cuarentena y cuando pasó el tiempo necesario según la autoridad sanitaria, fueron convocados a prestar servicios.
-¿Cuáles son las situaciones más comunes de delitos que se pueden ver en Pergamino?
-Lo más común en estos días son los “escruches” en los domicilios (ingreso a propiedades cuando sus moradores no se encuentran en ellas) y arrebatos en la vía pública. No se advierten en general delitos más problemáticos que esos, salvo algún caso puntual.
Esta situación no se atribuye a la pandemia sino que antes de la cuarentena la estadística indicaba patrones similares.
-De acuerdo a lo que se conoce, la Policía en Pergamino detiene en promedio a siete personas por día. ¿Cuáles son los motivos por los cuales son detenidas esas personas, la mayoría de las cuales recupera la libertad en cuestión de horas?
-Se debe a que la política de la Departamental es la diagramación de operativos durante las 24 horas en diferentes puntos de la ciudad, con interceptación de vehículos y de personas para su identificación. Esas detenciones en su mayoría se producen al identificar a las personas y las mismas resultan tener algún requerimiento de la Justicia. Ese aumento de operatividad hace subir el índice de detenciones y a la vez apunta a la baja del delito.
-¿Dónde son alojados esos detenidos? Porque Pergamino padece desde hace años la falta de espacios apropiados…
-Actualmente solo contamos con los calabozos de la Comisaría Tercera, cuyo alojamiento de detenidos ha sido aprobado por el Ministerio de Seguridad, y se cuenta con espacio para alojar a 10 detenidos. Es un cupo muy bajo para la tarea operativa que estamos realizando.
La situación es muy compleja en este sentido, máxime que en la actualidad las unidades penales en este contexto de pandemia, por cuestiones sanitarias no están recibiendo detenidos.
-¿Se respeta siempre ese número de 10 detenidos como máximo o hay ocasiones en las que debe haber sobrepoblación?
- Raramente sube o baja el número, es decir que siempre se mantiene en ese nivel. Pero se considera una necesidad contar con más espacios habilitados para alojar detenidos.
-¿La mayor participación del Municipio en cuestiones de seguridad cree que es un punto a favor para dar mejores respuestas ante el delito?
-Lo favorable es para el vecino porque el mando de todas las dependencias policiales dependen de una sola persona, en este caso en mí, que soy en jefe Departamental. Así, los planteos o cuestionamientos que nos pueden hacer los vecinos o el propio Ejecutivo municipal se pueden encauzar de manera inmediata, sin burocracia, porque el objetivo es lograr una Policía armoniosa acorde a lo que la sociedad requiere.
- Días pasados hubo una reunión con el intendente Javier Martínez. ¿Qué temas trataron?
-Hablamos del panorama actual de la ciudad y le comuniqué al intendente cómo se está desplegando la Policía en estos momentos. También se trató la hipótesis que habla de que después de la pandemia puede haber un rebrote de la actividad delictiva, ante lo cual el intendente gestiona la compra de varios patrulleros para reforzar los sectores que consideremos que en un futuro puedan llegar a padecer inconvenientes.
También acordamos que se va a aprovechar para la labor policial el monitoreo con cámaras que hace el Municipio. De ese modo, al tener un ojo policial en los monitores, nos servirá para la tarea preventiva.
Por otro lado el intendente comentó la aceptación que tuvo la presencia de policías en bicicletas, en especial en la zona del Parque Municipal.
-Con este nuevo esquema, ¿qué grado de participación puede tener el intendente en las decisiones que puede tomar usted como máxima autoridad policial?
-Es un diálogo permanente entre el intendente, el secretario de Seguridad y la Jefatura Departamental y muchas decisiones se toman en conjunto.
-¿Cómo es la vinculación con los funcionarios del Poder Judicial?
-A través de diferentes reuniones que hemos mantenido con el fiscal general (Mario Daniel Gómez) y los demás fiscales se ha establecido un ambiente muy armonioso de trabajo, con diálogo permanente, para que la Policía logre los objetivos que el Poder Judicial busca. El trabajo es excelente y la colaboración del fiscal general es permanente.
¿Qué es lo que se prevé para la pospandemia, teniendo en cuenta que el propio ministro de Seguridad provincial alertó sobre una posible escalada del delito?
-La delincuencia que estamos observando es la misma de siempre, son sujetos que vienen del ámbito delictivo y por el momento no hay nada extraordinario. De todos modos debemos estar atentos, muy concentrados a cómo se desarrollen los hechos y dar las respuestas necesarias en caso de que la actividad delictiva aumente.