Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Policiales

Robo con toma de rehén: el fiscal solicitó la detención del único imputado en el hecho

El delincuente fue arrestado por personal policial luego de varios minutos de negociación. (LA OPINION) El delincuente fue arrestado por personal policial luego de varios minutos de negociación. (LA OPINION)

El objetivo es que el delincuente que el martes pasado se “escudó” con una mujer quede tras las rejas por 15 días más o un mes, conforme lo estipula el artículo 158 del Código Procesal. Cumplido ese plazo, la Fiscalía podría requerir la prisión preventiva hasta un máximo de dos años a la espera del juicio oral y público.


El único imputado por el robo a mano armada cometido en un almacén del barrio Acevedo la semana anterior, que incluyó a una mujer de rehén, se encuentra privado de su libertad desde el mismo día del hecho. En las últimas horas, el fiscal Francisco Furnari de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 2, pidió al titular del Juzgado de Garantías Nº 3, Fernando Ariel Ayestarán, la conversión de la aprehensión en detención.

Intento de robo
Siendo aproximadamente las 16:50, del pasado martes 12 de este mes, en circunstancias que los dueños de la despensa ubicada en calle Mendoza 302 esquina Guido se encontraban atendiendo, advierten que un sujeto con un arma de fuego del tipo revolver calibre 22 largo se aprontaba a ingresar al comercio con fines inequívocos de apoderarse de dinero en efectivo o mercadería.
En ese escenario, uno de los dueños le arrojó un paquete de azúcar en el rostro al agresor, lo que les permitió lograr cerrar la puerta de acceso al negocio trabando sus hojas e impidiendo de esta forma que el mismo pudiera ingresar al local, por lo que desde el lado exterior el malviviente comenzó a dar golpes contra la puerta principal del comercio, dañando uno de los vidrios.
Al insistir y no lograr ingresar a la despensa, el hombre se retiró del lugar dándose a la fuga corriendo por Guido en dirección a calle Laprida sin haber podido consumar.

Disparos a lo “far west”
En la huida, el delincuente dobló por calle Laprida y, a la altura de una forrajería ubicada al 330, interceptó en la vereda a una mujer que se encontraba a bordo de su motocicleta, a la que previo apuntarle con el arma de fuego del tipo revolver le refiere “dame la moto, dame la moto”.
Frente a la exigencia, la víctima comenzó a gritar y a forcejear con el atacante para evitar el desapoderamiento del rodado; el delincuente la golpeó en el pecho varias veces con el arma, apoderándose de un juego de llaves que tenía la víctima en su mano.
Al escuchar los gritos de la mujer que exclamaba “me roban, me roban”, el dueño de una forrajería salió a la vereda y enfrentó al malhechor con un cartel. Con esta actitud, logró que el delincuente lo apuntara y le dijera “andate porque te mato”, mientras le gatillaba apuntándole a su cuerpo pero sin salir disparo alguno mientras el comerciante se cubría con el cartel.
Debido a la reacción del comerciante y a la llegada de un móvil policial al lugar, es que el agresor no logró apoderarse de la motocicleta en cuestión y continuó dándose a la fuga por Laprida en dirección hacia calle San Lorenzo.

Apuntando a medio mundo
Al continuar corriendo por San Lorenzo, el delincuente advirtió la presencia de un móvil policial que lo seguía, por lo que trató de eludirlo mientras que apuntaba con su revólver al personal de la fuerza de seguridad haciendo caso omiso a la voz de “alto Policía” que le impartieron los oficiales que trataban de detenerlo.
Es en ese escenario de la huída en la que interceptó a otra vecina que circulaba en su motocicleta por calle Siria llegando a San Lorenzo apuntándole con el arma de fuego en forma amenazante, mientras se abalanzaba contra ella. No obstante ello, por la proximidad del móvil policial, la presencia de peatones y de un automóvil que se detuvo a observar lo que sucedía el agresor no alcanzó a exigirle nada a la víctima y continuó en su huída.

Toma de rehén
Es así como el delincuente continuó con su intento de huida perseguido por la Policía, la que en un momento determinado logró cercarlo y descendiendo del móvil varios efectivos policiales le efectúan la voz de alto, mientras que arribaban al lugar más efectivos en apoyo que perseguían al sujeto de a pie.
A la altura de calle San Lorenzo entre Pico y Siria, al verse rodeado de efectivos policiales, el malviviente se acercó a una mujer que caminaba por la vereda, la tomó de un brazo, la retuvo y se posicionó por detrás de ella colocándole el arma en la cabeza con el fin de que los efectivos no se le acerquen, mientras le exigía al personal policial que se le acercaba que arrojen sus armas.
Ante esa situación, en que los efectivos policiales le insisten al sujeto que tire el arma, es que en un descuido el agresor apunta hacia otro lado con su revólver y un oficial de Policía se arrojó hacia él logrando reducirlo y proceder a su inmediata aprehensión y secuestro del arma de fuego que portaba.


Tras las rejas
Con todos los elementos probatorios reunidos en el expediente, el agente fiscal titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 2 a cargo de la instrucción, Francisco Furnari, solicitó en las últimas horas la conversión de la aprehensión en detención del sujeto implicado en este hecho de película a fin de que quede tras las rejas por 15 días más o un mes, conforme lo estipula el artículo 158 del Código Procesal.
Cumplido ese plazo, el fiscal podría requerir la conversión de la detención en prisión preventiva para que la restricción de la libertad del imputado se prolongue hasta un máximo de dos años a la espera del juicio oral y público.