Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Policiales

Sale a la luz un caso de violación a una joven en nuestra ciudad

El hecho ocurrió en una madrugada de enero. (LAVERDADNOTICIAS.COM) El hecho ocurrió en una madrugada de enero. (LAVERDADNOTICIAS.COM)

La adolescente de 16 años fue víctima de un ataque sexual de un grupo de cinco jóvenes en enero pasado, en el barrio José Hernández. Los acusados se encuentran todos detenidos por disposición de la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil Nº 2 a cargo de Pablo Aguilar.


En las últimas horas, y por su propio relato a través de la red social Facebook, una adolescente de 16 años de nuestra ciudad expresó que fue violada y abusada por un grupo de cinco jóvenes (dos menores de 17 años y tres mayores –dos de 18 años y el restante de 19) en una vivienda del barrio José Hernández. La causa comenzó en febrero pasado, un mes después del aberrante hecho y es investigada por la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil Nº 2 a cargo de Pablo Aguilar, que dispuso la privación de la libertad de todos los acusados (con arresto domicilio con pulsera electrónica).

Según pudo saber LA OPINION, el caso esta caratulado como “abuso sexual con acceso carnal, doblemente agravado por el número de participantes” y los involucrados podrían recibir de ocho a 20 años de condena. Fuentes cercanas a la Justicia local le informaron a este medio que desde la denuncia pública de Thelma Fardin (actriz en Patito Feo) se recibieron en la Fiscalía que preside el doctor Aguilar dos nuevas denuncias de abuso sexual (también involucrados menores)y se está trabajando al respecto, practicando medidas probatorias previas a la solicitud de detención.

Madrugada de terror

La víctima pensó que disfrutaría de una fiesta de cumpleaños con sus amigas como comúnmente lo hacía. Pero la realidad resultó ser otra. El jueves 11 de enero de este año, luego de concurrir a un festejo realizado en una quinta ubicada en calle Las Calandrias, es conducida en un vehículo junto a varios jóvenes a un domicilio del barrio José Hernández, donde aprovechando su estado de vulnerabilidad y la superioridad numérica es abusada sexualmente por cinco jóvenes, dos menores y tres mayores. La víctima, en todo momento intentó detener el accionar de estos sujetos, no logrando su cometido. Además de ser abusada fue filmada.

Posteriormente, la adolescente fue llevada en automóvil hasta la vivienda donde se encontraban sus amigas. Al llegar, estaba descalza, con el pelo mojado y no tenía su teléfono celular, ni sus sandalias, elementos que llevaba consigo al momento de ir a la fiesta. Asimismo, la joven presentaba varios moretones en las rodillas, en las piernas, en la cola y en el pecho, además de marcas de dedos en los brazos y un rasguño en el pecho.

Transcurrido un mes del hecho, la joven -demostrando una enorme valentía- efectuó la denuncia. Cumplido el trámite, tomó a cargo el caso la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil Nº 2 presidida por Pablo Daniel Aguilar, quien acompañado por su secretaria Florencia Leta y el instructor judicial Guido de Mayo trabajaron sigilosa y arduamente desde ese primer día.

Luego de recibir varias testimoniales se requirió al juez de Garantías una serie de allanamientos y detenciones en dos domicilios. Por expresa disposición del fiscal general Mario Daniel Gómez, la oficina de Análisis y Seguimiento de la Información Criminal (Asic) del Ministerio Público Fiscal departamental a cargo del doctor José María Cifuentes, prestó colaboración con la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil N° 2 y convocó al Cuerpo de Investigaciones Judicial (CIJ) del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a cargo del doctor Enrique del Carril, que con su equipo de trabajo de última generación prestó colaboración en dichos allanamientos y se logró resguardar información de los celulares y computadoras secuestrados (principalmente mensajes y videos) que resultaron ser material probatorio muy importante para la investigación. Tanto que a tan solo tres días de recibida la denuncia ya se encontraban privados de la libertad tres de los imputados (dos menores y un mayor). Luego de efectuadas las pericias correspondientes del material secuestrado por parte del Laboratorio de Informática Forense del CIJ -a cargo de la licenciada Alejandra García- y continuar con la recepción de declaraciones testimoniales (más de 30), la Justicia logró la detención de los dos jóvenes mayores de edad restantes, imputados por lo que sucedió en la madrugada de terror. 

Asistencia a la víctima

La victima desde el principio se encontró asistida por su psicóloga y psiquiatra particulares. También está siendo acompañada por Juntada Feminista Pergamino y desde la Fiscalía, a través de los profesionales que trabajan en el Centro de Asistencia a la Víctima.

Estado de la investigación

En febrero del año próximo se efectuará el juicio propiamente dicho en el Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil Departamental (integrado por tres jueces, uno de nuestra ciudad, otro de Junín y el restante de Trenque Lauquen), respecto de los menores imputados.

En relación con los mayores de edad, desde la Fiscalía se requirió la elevación a juicio de la presente Investigación Penal Preparatoria al Juzgado de Garantías Nº 1 del Departamento Judicial de Pergamino, solicitud que se encuentra pendiente de resolución.

La historia contada en primera persona

La adolescente, que actualmente tiene 17 años, impulsada la acción de la actriz Thelma Fardin y el acompañamiento social que despertó su denuncia pública, decidió publicar su historia el pasado miércoles 12 de diciembre en la red social Facebook. La joven escribió: “Es tan lindo poder ver que cada vez hay más pibas que no se callan, que a pesar de que algunas estuvieron en silencio hoy lo rompen. Estoy agradecida de eso porque a las víctimas de abuso sexual en verdad es un apoyo inexplicable. Hoy voy a contar una historia, hoy voy a contar un caso que sucedió el 11 de enero de pasado; sí, estamos a un mes de que pase un año. Fue un año duro, un año donde hubo altas y bajas lamentablemente, todos vivimos nuestro día a día sin saber que de un momento a otro es como si tu mundo se te derrumbara, es como estar en una pesadilla constante donde no se puede salir, donde uno dice ‘tengo que despertar porque ya no me gusta’ pero no, es la realidad. Esto que estoy contando es parte de mi historia. Sí, fui víctima de abuso sexual; escribo esto mientras tiemblo pero no desisto; ya no callar, ya no. Un grupo de chicos abusó de mí bajo el efecto del alcohol.

“Mi juicio es en febrero para los menores y los mayores aún no lo sé. Aunque la Justicia tiene sus cosas que a uno le indignan, este caso fue rápido y por suerte hicieron lo posible y lo siguen haciendo para que todos paguen, porque van a hacerlo, cada uno de ellos. Si no hay justicia de alguna manera la va a haber. Yo cuento esto porque tomé las agallas de no callarme como lo dije en un principio. Estas chicas que no se callan, son sobrevivientes y yo me sumo a ellas y hablo por las que ya no están. Yo tardé un mes en denunciar por miedo, por vergüenza, por sentir yo la culpa de lo que me había sucedido pero tuve a mi familia amigas y amigos y gente que no me soltó, que no me dejó caer y les agradezco desde el fondo de mi corazón. Sé que todavía quedan miles que están en silencio y por eso digo: no se callen porque solas nunca más van a estar. ¿Vergüenza? ¿Culpa? ¿Miedo? Y mucho más que eso se nos va con apoyo y voluntad de creer, porque es así: nosotras no tenemos la culpa. Yo sí, pero soy responsable solo porque tomo medicación y tomé en ese caso. El daño me lo hago yo pero nadie más. Acá no, el daño me lo hicieron ellos, luego de un mes me enteré de que me habían grabado. Yo quise morirme, es una sensación horrible, es algo que pensé que nunca me iba a pasar, todavía hay momentos donde me vienen imágenes pero no lo puedo controlar. Lo que sí puedo controlar es que de ahora en más nunca más voy a parar, nunca más me voy a callar porque acá estoy de pie y lista para lo que venga porque sé que no estoy sola. Ellos, cada uno de ellos en su consciencia la paga a su manera y sí, espero con todo mi ser ese día donde los tenga de frente y hable sin miedo con fuerza y coraje esto. Aunque a veces me agarren por momentos esas recaídas igual me levanto porque ya pasé por mucho y esto me deja una cicatriz que me hace más fuerte y sé que a ellos esa sonrisa se les va a ir porque son abusadores; eso son ese grupo que se creen mil pero no son más que parásitos. A mí me quisieron dejar mal parada conocidos de ellos diciéndome cosas, hostigándome, gente diciendo ‘anda a saber’, ‘ella lo busco’ o ‘decí la verdad’ y ‘mentirosa’ y yo sin poder hablar. Pero no, ahora yo hablo. Por ahora no puedo decir más pero voy a hacerlo para que sepan quiénes son, para que se sepa la verdad y el infierno que sufre una persona abusada sexualmente. Voy a poder. Va a haber gente que tal vez no me crea pero estoy tranquila porque tengo muchísima gente que está conmigo y más ahora que no les damos la comodidad de nuestro silencio: “Si llegaste hasta acá gracias por tomarte tu tiempo y quiero que sepan que soy sobreviviente de abuso sexual pero ahora soy una hermana que habla por todas las que ya no están y por las que están atadas al silencio; sepan que no están solas. #NoNosCallamosMas y #miracomonosponemos”.

Viaggio Espresso