Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Por las redes

En Cholila, una cabaña de estética nórdica mira al lago plantada sobre la piedra

Techo a un agua para dar un toque de modernidad e imitar el estilo nórdico. (JADE SIVORI) Techo a un agua para dar un toque de modernidad e imitar el estilo nórdico. (JADE SIVORI)

La obra del arquitecto de nuestra ciudad, Cuni Flores, fue relevada en detalle por Living, de La Nación. Con las líneas del estilo escandinavo que conoce en profundidad y admira, levantó su casa volcada a una naturaleza que, sencillamente, magnetiza. “La premisa fue tener una vista de 180 grados al lago”, explicó sobre la idea fuerza de su creación.


En la sección Living de lanacion.com.ar acaba de aparecer un artículo referido a una cabaña construida por el reconocido arquitecto local Cuni Flores, en Cholila, una localidad del Departamento Cushamen, en la provincia del Chubut, situada en el valle del mismo nombre en cercanías del Parque Nacional “Los Alerces”.
Hace 10 años, Cuni Flores viajó a Cholila para conocer este terreno, tras la sugerencia de un amigo. "En el mismísimo momento en que me paré en el peñasco, 'vi' la casa. Con frente transparente y plantada directamente sobre la piedra", asegura sobre su refugio frente al lago Mosquito donde cada año se instala entre diciembre y marzo. A diez kilómetros del Parque Nacional Los Alerces, Flores conjugó la arquitectura con el paisaje a través de un diseño contemporáneo de estética nórdica, con ideas que tomó durante un viaje por Suecia y Noruega que lo dejó impactado.


Simple, funcional y acogedora, la casa "de sus sueños" está pensada para recibir familiares y amigos. "No hay persona que no se quede fascinada; que no me diga que se siente como si hubiera venido a un spa", dice satisfecho. ¡Spa! Entre las versiones sobre el origen de la palabra, la que reúne más consenso es la que la liga al balneario belga de ese nombre. Otra, linda pero menos chequeada, asegura que se trata de una sigla: salus per aquam. Nos quedamos con esa. Salud (de cuerpo y alma) a través del agua.
El interior se pensó como un espacio homogéneo e integrado, en el que priman la simpleza y los colores neutros, para que el protagonismo se lo lleve el paisaje. Las únicas ventanas que no son de madera son las de abrir, que se hicieron de PVC, pero se revistieron en madera para mimetizarlas con el resto.


Sobre el paño fijo, el dueño de casa diseñó una cuadrícula de nueve módulos que unifica el living con el comedor, pero discontinuó algunas partes para potenciar las vistas al lago: en el comedor, hizo una raja apaisada que despeja la vista desde la mesa; en el living, salteó seis módulos y formó un gran ventanal que va desde el piso hasta los 1,80m de altura.
En la cocina, se evitaron los bajomesadas estandarizados y se eligieron puertas de chapa plegada, que Cuni mandó a hacer a un herrero. La cajonera colorida hace juego con los pocos adornos.
Se buscó que todos los muebles fueran similares y que la utilidad le ganara a la decoración. Por eso, los bancos funcionan como mesa ratona, y el sillón es también una cama.
La casa está construida íntegramente en madera. Hacia fuera, el revestimiento es de ciprés, típico de la zona. Para adentro, el dueño eligió usar álamo, que es luminoso, envejece bien y no tiene nudos.


"Quiero ver cómo el tiempo se impregna en la casa. Dejé el exterior sin tinte, para que la madera se pusiera gris y se mezclara con la piedra", explicó. (Autora: Inés Beato Vassolo para Living).